Escucha ahora

La Prueba de ADN


Un festival renovado, y con un potente cierre sinfónico

Todo un éxito fue el XIX Festival de Música Contemporánea de la Universidad de Chile, que contó con la participación de la Sinfónica Nacional en su concierto de clausura.

Un festival renovado, y con un potente cierre sinfónico

Orquesta Sinfónica Nacional de Chile. Foto: Patricio Melo, CEAC

Incesantes olas de sonido. Cascadas de colores orquestales. Corrientes de prístinos puntos climáticos. Un discurso con un sorprendente grado de madurez y claridad discursiva. Son las primeras impresiones que dejó la pieza "El Sol en mis Raíces", con la que el joven compositor Nicolás Cortés ganó la tradicional convocatoria del Festival Internacional de Música Contemporánea que organiza la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

Fue la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile en su visible espacio en plena Plaza Baquedano, la encargada de cerrar la versión 19 de este encuentro, brindando un concierto sin fisuras, de la mano del director venezolano Rodolfo Saglimbeni.

La gente pudo disfrutar de la orquesta de manera gratuita y con una oferta musical contundente, que se inició con la Obertura Festiva Op.21 de Juan Orrego-Salas, el mismo día en que el fundamental compositor chileno cumplió 100 años. Qué significativo habría sido si el maestro hubiese viajado desde Estados Unidos, donde reside, para la ocasión. De cualquier manera, la orquesta respondió soberbiamente a un Saglimbeni que vuelve a corroborar su oficio y su experticia en cualquier partitura que llegue a sus manos.


Rodolfo Saglimbeni. Foto: Patricio Melo, CEAC

Luego de la obra de Cortés, vino la sólida Décima Sinfonía de Dmitri Shostakovich, que se escuchó hace tan solo unas semanas en el Teatro U. Chile para la despedida de Leonid Grin. Un sonido orquestal parejo, capaz de remecer a cualquier espectador, y bajo una visión directiva que dejó ver en pleno la ingente cantidad de belleza que posee en casi una hora de duración.

Dicho eso, no parece la obra más adecuada para un festival de estas características, siendo que al compositor ruso se le puede agrupar en una categoría de música más tradicional. Hay otras obras más ad hoc, y que apelan a públicos amplios. Solo recuérdese las alturas alcanzas por la OSNCH hace pocos años, cuando en esta misma instancia presentó la Sinfonía de Berio.

Este cierre fue la coronación de un trabajo más profundo, llevado a cabo por el director artístico del festival. Jorge Pepi tomó este rol por primera vez este 2019, y los cambios son palmarios, desde el equilibrio de la parrilla, las dosis justas de oferta por día, hasta un mayor orden en cada jornada, que en los cuatro días anteriores se llevaron a cabo en la Sala Isidora Zegers.


Carlos Valenzuela y Compañía de Música Contemporánea. Foto: Valentina Miranda

Sobre esto, cabe destacar dos hitos principales. En primer lugar, el homenaje a la compositora nacional Leni Alexander (1924-2005), con tres de sus obras presentes durante la semana, en que brilló de manera particular el Concierto de Cámara. Una obra de juventud, en que la maestra se encontró en una transición entre el influjo del viejo expresionismo vienés, y fijando la mira hacia las nuevas tendencias de la música de la posguerra. Fue interpretada por la Compañía de Música Contemporánea, el valiosísimo conjunto surgido en la Facultad, que dirige Carlos Valenzuela, quienes también repetieron su celebrada lectura de “Parciales” de Gerard Grisey.


Interpretación de "Oda a Napoleón Bonaparte". Foto: Valentina Miranda

El otro punto importante fue la inclusión de “Oda a Napoleón Bonaparte” de Arnold Schoenberg, una obra que marcó la composición en Chile. Es solo cosa de revisar lo hecho por Becerra, Schidlowsky, García o Cotapos en cuanto al uso de la voz recitante. El narrador fue el tenor Felipe Gutiérrez, quien de hecho ha abordado obras de esta rama, mostrando porqué se ha confiado en él para esto. Su voz tiene la necesaria proyección, y maneja certeramente las inflexiones, sabiendo inyectar el dramatismo necesario. Jorge Pepi estuvo al piano, junto a un cuarteto de cuerdas (Dustin Cassonett, Lucía Ocaranza, Felipe Vieytes y Beatriz Lemus).

Ahora queda esperar con verdadero entusiasmo lo que será la versión 20 de este necesario encuentro en exactamente un año más.

X