Escucha ahora

ADN Noticias Resumen


Ricardo Martínez revisó los éxitos y el influjo en la cultura pop de Sandro, a 10 años de su muerte

Ciudadano ADN recorrió el legado del argentino tras éxitos que cruzaron generaciones como "Rosa, rosa" o "Por ese palpitar", que también influyó en el cine y el rock trasandinos.

Ricardo Martínez revisó los éxitos y el influjo en la cultura pop de Sandro, a 10 años de su muerte

Sandro, cantante argentino. Foto:

En el regreso 2020 de "Letra y música", la columna musical de Ciudadano ADN, Ricardo Martínez revisó la extensa discografía de un grande de la música en español, en un nuevo aniversario de su muerte: Sandro.

Hace exactamente diez años, un 4 de enero de 2010, falleció Roberto Sánchez Ocampo, su nombre verdadero, y "probablemente la estrella capital y el padre del rock argentino", según Martínez. 

No solo la música fue el vehículo para conseguir su fama continental, sino también el cine, tras protagonizar numerosas películas en la era dorada del cine argentino, una industria en la que -al igual que la mexicana- imperaba la idea de combinar películas y música creando artistas que se desenvolvieran en los dos ámbitos.

Una época en que "como las radios no podían dar música en otros idiomas, el rock se latinizó", produciendo figuras como Enrique Guzmán en México y Roberto Carlos al inicio de su carrera, quienes hacian tanto sus propias canciones, como versiones latinas de éxitos en inglés.

A la hora de rescatar el acervo audiovisual de Sandro, Martínez recordó el video de "Te propongo". Tampoco podía dejar de referirse a las incondicionales fans del argentino, "las nenas", comparándolas con las "calcetineras" locales, seguidoras de José Alfredo Fuentes, quien tuvo "una carrera paralela en términos de tiempo a Sandro".

"Metes en una juguera a Elvis Presley y a Charles Aznavour y sale Sandro", comentó Martínez, situándolo al lado de dos grandes de la canción de los años 60. Pese a esa vocación de estrella, el argentino "también quería hacer una cosa que llegara más a la calle" por lo que terminó instalando un local en Buenos Aires llamado La Cueva, que gracias a su presencia terminó llamándose popularmente "La Cueva de Sandro". Después de una de sus habituales redadas, en el baño de otro local, uno de sus habitués, Litto Nebbia, junto a Tanguito, terminaron componiendo "La balsa", de Los Gatos, considerada la primera canción del rock argentino.

Otro influído por Sandro fue el venezolano José Luis Rodríguez. El argentino es el autor de la canción "Mi amigo el Puma", que musicalizaba al personaje que interpretó Rodríguez en una teleserie venezolana, y al que Rodríguez le debe su famoso seudónimo. Según Martínez, desde el peinado hasta la forma de cantar, El Puma "es claramente un discípulo de Sandro".

X