Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


REVIEW | La Casa de Papel 3: ¡Que empiece la guerra!

Cuando todos pensábamos que después de la segunda temporada no nos podían sorprender con nada, los atracadores más famosos de España se las ingeniaron para atraparnos a todos.

REVIEW | La Casa de Papel 3: ¡Que empiece la guerra!

La Casa de Papel. Foto: Getty Images

La Casa de Papel se encargó de llenar de acción todos sus capítulos. Y cuando tuvo un final en la segunda temporada escapando de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de España bastante tranquilo, se podía percibir que algo raro se venía.

Pero la situación, que causó escepticismo cuando se mostró en el primer tráiler de la tercera parte de la famosa serie que rompió todos los récords de Netflix, fue sólo el punto de partida.

La muerte de Berlín fue un duro golpe para todos los que somos fanáticos. Y, cuando creímos que nada podía ser peor, otra muerte, o al menos lo que nos quieren hacer creer, caló profundo en todos los que somos seguidores incondicionales de la serie.

Por otra parte, la integración de los nuevos personajes fue un acierto total. En su estilo, Palermo nos hizo olvidarnos por momentos que Berlín ya no estaba a cargo del nuevo asalto para salvar a Río. Con un nivel de maestría en el diseño del personaje, Rodrigo de la Serna consiguió que su papel no pasara desapercibido en la nueva temporada. Amigo y enamorado de Pedro Alonso (Berlín), capturó la atención y adhesión en muchos de sus postulados.

En paralelo, el nivel de perfección la nueva inspectora del caso, Alicia Sierra (Najwa Nimri) consiguió que lográramos odiar a otro personaje como lo hicimos con Arturito (Enrique Arce). Personajes insufribles por los que te preguntas “¿Por qué tenían que aparecer?”, se transforman en otro acierto de Álex Pina, creador de la serie.

La temporada en sí es de una espectacularidad sin final, porque sí, ocho capítulos son muy pocos, y se tenía que echar toda la carne a la parrilla. "Entonces empezó la guerra", declaró Tokio en la última frase de la temporada tras "destrozarlos" con supuestas muertes y la escena más dramática de toda la serie.

La guerra empezó el día en que el Profesor (Álvaro Morte) quiso hacer justicia por sus manos y dar un llamado de alerta a la sociedad. Con todo, lo de la tercera temporada no es más que una nueva batalla, que podría llegar a su final con la cuarta parte de la serie (¡esperemos que no!).

Y quise dejar para el final a mi "querida" Tokio (Úrsula Corberó). ¡Qué manera de joderla  esa mujer por el amor de Dios! No importa el capítulo o temporada en que repitas eso, siempre vendrá bien a colación aquella frase.

Cuando todo era tranquilidad y felicidad para los atracadores, su impulsividad terminó desatando una temporada que pocos esperábamos con tanta acción. Claro, muchos me dirán “debes agradecerle por darnos eso”, y coincido plenamente, pero es innegable que sus errores son los que nos tienen completamente atrapados con la serie.

Personalmente creo que la tercera temporada está a la altura de lo que muchos esperábamos, pese a mi escepticismo inicial, y como suele pasar, nos dejó con gusto a poco. Por lo mismo es que todos esperamos el 2020 con ansiedad y podamos decir al unísono ¡que empiece la guerra!

X