Escucha ahora

Mundo Vivo


Recuerdos para armar: así fue el regreso de Los Bunkers

La banda retornó a la actividad en el marco del estallido social con dos multitudinarios shows en Santiago y Concepción.

Recuerdos para armar: así fue el regreso de Los Bunkers

Los Bunkers en la UdeC. Foto: Twitter UdeC

"Espero que este concierto les dé energías". Así justificaba Mauricio Durán el reencuentro de Los Bunkers en el último show que dieron en Concepción. Y el objetivo se cumplió: cientos de miles de personas en las calles, y también a través de las redes, agradecían la entrega y la energía del quinteto, que no tiene previstas ni anunciadas nuevas actividades en conjunto luego de tocar, en el marco del estallido social, en Santiago, el viernes 13 de diciembre, y Concepción, al día siguiente.

Ambas presentaciones -gratuitas, libres y con un setlist cargado al imaginario callejero, soñador, consciente y profundamente chileno de su música- fueron un regalo para miles de fanáticos que durante estos meses de manifestaciones llevaron sus letras y melodías a los muros y a las marchas.

"Ven aquí" fue el primer hit en cinco años de receso, que no se notaron en una puesta en escena impecable arriba de un camión, en medio del caos y lo inabarcable de la situación, dando forma a un primer show que en nueve canciones fue, más bien, un simbolo de unión por las reivindicaciones del movimiento social y un hito en el rol de la cultura en la protesta ciudadana.

Ejemplo de esto fue la comunión entre la banda y el público en "Canción para mañana" o "Miño", ambas con retratos íntimos de un país con esperanzas rotas; o la labor educativa y modernizadora que se echaron al hombro en 2010, cuando se hicieron cargo de perlas escogidas del catálogo de Silvio Rodríguez en el disco Música Libre. Varias de esas canciones, incluida "Ángel para un final" en la capital penquista, tienen una nueva vida en estos tiempos gracias a lo realizado por el grupo que, en esa línea, abre el apetito y la expectativa de lo que podrían ofrecer enfocados en estos difíciles pero inspiradores tiempos.

La locura por el reencuentro del viernes contrastó con la producción y las características propias de Concepción que, con un espacio tan republicano como el predio central del campus de la UdeC, lograron reforzar el valor artístico del reencuentro, permitiendo hacer de buena manera algo que en Plaza de la Dignidad fue dificil, pero que resulta elemental: escuchar a Los Bunkers.

Allí, y con un set el doble de largo y lleno de imprescindibles de todos sus discos, el grupo mostró que, aunque esté separado y con una serie de proyectos paralelos andando, la mística y la calidad no se pierde. Cada uno aporta en lo suyo, brillando especialmente el oficio y precisión de los hermanos Francisco y Mauricio Durán, principales artífices de un catálogo que funcionó en cada una de sus entregas como una crónica de su tiempo; con el shot de carisma y entusiasmo de Gonzalo y Álvaro López.


foto: Twitter UdeC @udeconcepcion

La suma de las partes se entregó en un combo de energía y dio la oportunidad de disfrutar de canciones que vieron venir el descontento y sus causas antes que cualquier analista.

Y la gente, llegando en masa y coreando las canciones, agradeció el gesto del grupo y su equipo de trabajo, dando forma a un nuevo capítulo en la historia de cómo el arte y su pueblo se vuelven una sola cosa en momentos trascendentales.

Setlist Plaza de la Dignidad, 13 de Diciembre.

Foto: Marcelo Millavi

Setlist Universidad de Concepción, 14 de diciembre.

Foto: Marcelo Millavi

X