Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Nicolás Espejo, experto en infancia: "Los niños de hoy de Chile necesitan una nueva Constitución"

El experto en derechos de la infancia conversó con Ciudadano ADN sobre cómo éstos pueden ser violados en este contexto de crisis.

Nicolás Espejo, experto en infancia: 'Los niños de hoy de Chile necesitan una nueva Constitución'

Manifestaciones en Chile (referencial). Foto: Getty Images

Nicolás Espejo, abogado experto en derechos de la infancia y columnista estable de Ciudadano ADN, comentó sobre la forma en que esos derechos se pueden poner en cuestión en el contexto de crisis social que afecta a Chile.

El abogado partió aclarando que "cierto tipo de DDHH solo pueden ser violados por el Estado, integridad física y propiedad", y que las violaciones que pueden sufrir los niños, niñas y adolescentes se separan en dos niveles: legal y personal. 

En el primer nivel, expresó, hemos visto "varios casos de violencia, más de 50. En general tenemos un uso bastante desproporcionado de la fuerza", lo que "me preocupa porque quiero una policía súper ajustada a derecho". En el segundo, en tanto, advirtió que "las familias tienen que tener una conversación sobre cuidarse en un contexto bastante incierto como éste".

Para Espejo, no hay dudas respecto a que "los niños de hoy de Chile necesitan una nueva constitución", comentando sobre el impacto que siente cuando en el extranjero "me han dicho 'por qué no hacen un plebiscito para sentarse a conversar'. Cómo no puede haber algo más noble y patriótico que sentarte con tus compatriotas a conversar".

Otro punto relevante es la importancia del diálogo, que se vuelve confuso en circunstancias como la que vive el país hoy. "Cuando no se pueden desarrollar habilidades de comunicación y diálogo, pones en juego todo el proyecto democrático", que para Espejo, en la época actual incluye "cada vez más diversidad, gente más preocupada de sus proyectos individuales, y más incomprensibles". Ante ese escenario, vaticina, "o todos nos atomizamos y fracturamos, o insistimos en tener muchos procesos donde la gente converse y el Estado garantiza los pisos mínimos".

Pisos mínimos que se vuelven esenciales para tener esa conversación, porque "cuando la gente está preocupada de cubrir básicos de su vida diaria, ¿cómo le pedimos que se ponga a conversar como si fueran Cicerón?". Espejo apuntó que "este país es muy inseguro, muy sujeto a los riesgos del capitalismo", y "sólo cuando las personas se sienten seguras pueden pasar al segundo nivel de la conversación".

Volviendo a los niños, Espejo insistió en que los adultos responsables les deben dar la "certeza de que entienden lo que le pasa, y seguridad no sólo frente al lumpen, sino social". Y ante la posibilidad de aumentar su participación, por ejemplo, reduciendo la edad mínima para participar en elecciones a los 16 años, al abogado le parece una iniciativa "completamente coherente con la idea de autonomía progresiva, en el contexto europeo ésta es la tendencia". Asimismo, finalizó comentando que a la hora de pensar en una asamblea constituyente "tienes que seleccionar el tramo de niños, niñas y adolescentes para que haya alguna representación. No puede ser que el único dato que tenemos de los niños en este proceso es que no les lleguen balines y que no los torturen".

X