Escucha ahora

Ciudadano ADN


"Museo de la Dignidad": El arte como tributo, manifestación y registro

Este colectivo se dedica a enmarcar las obras que adornan las calles principales de la ciudad, con el fin de preservar los hechos que han marcado el estallido social.

Video por Nelson Osorio

Desde el estallido social en Chile, los muros del país se han transformado en lienzos para los artistas callejeros, algo que ha sido bastante bien aceptado por los ciudadanos, ya que a diario se pueden ver fotografías en redes sociales con mensajes positivos respecto a lo que se muestra.

Caminar por las calles de la Alameda se convirtió en una explosión de colores, dibujos y palabras. Ya no son solo tags: son imágenes que transmiten. En palabras del reconocido artista en Instagram, Caiozzama, "hoy en día todo es mensaje, y eso me encanta".


Foto por Pablo Ubilla.

"Museo de la Dignidad" es un colectivo que se ha encargado de enmarcar algunas de estas obras que se pueden ver en las calles de Santiago, trabajando desde el autofinanciamiento y, en sus palabras, sin "ninguna marca ni fines de lucro".

"Somos el museo de la dignidad y lo que estamos haciendo es rescatar la memoria y el arte de todas las personas que están dejando plasmada esa lucha en los muros de las ciudades de Chile", afirman desde el colectivo acerca de la manera en que definen sus intervenciones, ya que consideran importante dejar un registro artístico para las nuevas generaciones y mostrar todo lo que fue el movimiento y la explosión social.


Foto por Pablo Ubilla.

Tal como mencionan, este arte se convirtió en una manera de resguardar la memoria del momento y, además de eso, hacer un tributo a quienes han caído durante el movimiento, a los fallecidos y quienes han dejado sus ojos en la calle para continuar en esta lucha por la dignidad.

Es normal ver fotografías e ilustraciones de Camilo Catrillanca, Fabiola Campillay, Gustavo Gatica, Alex Núñez y otras víctimas de la represión, plasmadas en las paredes. También están las imágenes de los personajes que se convirtieron en íconos del movimiento, como Pikachu, Pareman, los alienígenas, el Negro Matapacos, y muchos más.


Foto por Pablo Ubilla.

Al respecto, Paloma Rodríguez, artista que llegó al lugar para pegar su collage, comentó que el arte "es parte de la historia, está dentro de un contexto y es importante mantener esa memoria". Ella también es una de las muchas personas que han publicado sus obras en la calle y comentó que, en su caso, lo que intenta es "denunciar y criticar el abuso de poder y la represión".


Foto por Pablo Ubilla.

Miembros del colectivo también aseguran que esta manera de manifestarse ha sido bien recibida. El día en que la estatua del general Baquedano amaneció rayada, según dijeron, se respetó el marco que rodeaba una de las pinturas en él, quedando intacto.

Además de proteger los carteles, lo que se crea aquí es un verdadero museo abierto, una exposición que no necesita cuatro paredes y muros blancos para mostrar algo. Y, más importante aún, no requiere de guardias, ya que son obras respetadas desde el momento que se instalan, porque la gente reconoce las imágenes como algo suyo. Esa cercanía es la que genera aprecio.


Foto por Pablo Ubilla.

Uno de los integrantes habló sobre la importancia de estas obras callejeras que han ido en alza, diciendo que "el arte es el arma, y los testigos son los muros de nuestra ciudad".

La protesta ya no es solo con música y cacerolas. Ahora también son los dibujos que muchas veces se plasman en papeles viejos y, a través de letras grandes y coloridas, comunican una realidad triste y desigual.

Varios otros profesionales del rubro estuvieron en el lugar, entre ellos Fab Ciraolo, artista creador de la "Frida hipster", quien se mostró contento con la gente que hace este tipo de cosas. Desde su postura de ilustrador, afirma que "el arte puede embellecer la ciudad, se pueden dar mensajes de una manera súper creativa".

Esto es parte de lo que se dice en redes sociales, ya que los barrios bonitos que antes se veían impecables y sin ninguna raya, se convirtieron en un espejo de las poblaciones, donde todo habla, todas las murallas protestan y piden una sociedad más justa en medio de colores, que son lo único que le da vida a las villas que mejor representan la desigualdad del país.


Foto por Pablo Ubilla.

Para Caiozzama, es importante el arte callejero en este contexto: "Con el estallido han aparecido muchos artistas que yo creo que nunca habían salido a la calle, con técnicas diferentes, papel, pintura, y en ese sentido lo encuentro buenísimo".

El arte, que solía ser algo exclusivo para cierta parte de la población, ahora está al alcance de todos y, mejor aún, todo el que se quiera manifestar de esta manera, puede hacerlo y mostrarlo sin tantos recursos.

Mientras el colectivo trabajaba, varias personas se congregaron alrededor para capturar el momento y la intervención con fotografías, que luego circularían por redes sociales. Ciraolo ilustró a una Gabriela Mistral portando la bandera de Chile completamente negra y con el pañuelo verde del movimiento que promueve el aborto y la libertad de las mujeres de decidir sobre su cuerpo. La imagen aparece enmarcada.


Foto por Pablo Ubilla.

Una de las espectadoras fue Javiera, quien valoró este tipo de manifestaciones. "Es gracias a ellos que también esto se representa en la calle, porque la calle ahora es el lugar donde está la lucha, la lucha de todos", señaló, refiriéndose a las marchas que se realizan diariamente desde que comenzó este estallido social.

También recibió el mensaje del "Museo de la Dignidad" de una forma muy particular: "Enmarcar, a mí me representa que están haciendo una distinción de algo puntual (…) creo que de artistas únicos, y no se les ha sacado el provecho. El que ahora los estén destacando y los estén cuidando, lo encuentro fantástico".

El colectivo seguirá realizando las intervenciones diariamente en distintos puntos de la capital, remarcando aquellas obras que transmiten un mensaje potente y puedan ser vistas como algo más que una pintura o un cartel, para así preservar la historia que se está contando y dejarlas al alcance de todos.

 

X