Escucha ahora

ADN Hoy


Marco Antonio de la Parra y el estallido social: "Todo estaba soterrado debajo del CyberMonday"

El psiquiatra y dramaturgo hizo en Ciudadano ADN su diagnóstico de la situación actual, y sus posibilidades de salida.

Marco Antonio de la Parra y el estallido social: 'Todo estaba soterrado debajo del CyberMonday'

Marco Antonio de la Parra. Foto: ADN.cl

Reconocido psiquiatra, dramaturgo y autor de libros que han buscado explicar la sociedad chilena, Marco Antonio de la Parra conversó con Ciudadano ADN intentando dar un diagnóstico y una posible solución para la tensión social que Chile está viviendo en este de octubre.

Con una serie de movilizaciones que "recibe de manera muy distinta la gente más joven", el psiquiatra entiende que "hay una zona festiva de la revuelta popular que nosotros no la comprendemos. Hay otra generación que está aterrada", ante el recuerdo más vívido del quiebre institucional y la represión posterior a 1973.

De la Parra se mostró preocupado porque detrás de la anomia, de la falta de líderes para conducir este crisis, "está la tentación totalitaria, y sabemos con nombre y apellido quien podría frotarse las manos felices ante eso". Esta anomia está presente tanto en la oposición como en el gobierno, y pronostica que "la gente que tiene temor va a votar por una figura autoritaria populista y que probablemente sea de derecha".

El psiquiatra enfatizó que "este gobierno ha sido muy mediocre". Un fracaso que, para él, es resultado y consecuencia de gestiones anteriores. De acuerdo a su opinión, "Piñera 1 tenía una cosa de administración, de gerente. Pero Bachelet 2 también tuvo mediocridad en la gestión. Y al no prosperar, dejó la franja abierta a los malestares".

Malestares que se tradujeron en protestas desde el levantamiento estudiantil del 2011, "y no me extraña que los primeros que saltaron los torniquetes fueron estudiantes". De la Parra también se preguntó "que se orquestó al interior del Instituto Nacional", aunque matizó comentando que "no estoy pensando que los muchachos planearon esto. El incendio del metro es una operación militar perfecta. Estamos en una ocupación militar, fuimos asaltados por algo".

Para De la Parra, el gobierno de Sebastián Piñera “no atina. Primero dice que estamos en guerra, luego llama a conversar. Están actuando de manera impulsiva, les tirita el mentón, están desconcertados. No hay líderes". 

El agravante, según él, es que "no se sabe cuál sería la noticia que haría que la gente saltara y dijera 'vamos a nuestras casas tranquilos', probablemente tiene que ser una rodada de cabezas potente. ¿Van a poner a Iturriaga de ministro del interior? ¿Una entrega de Piñera de su cargo con un plebiscito? No sé". Lo que sí sabe es que "tiene que haber un cambio de gabinete urgente y masivo".

El intelectual enfatizó en que "hay gente que no está con chaqueta de fuerza, está manifestándose tranquilamente, los hashtag se han ido transformando en #PiñeraRenuncia y hay que escuchar eso", detectando que "hay dos grupos: los que están contentos que se haya destapado una olla, y los que sienten que les rompieron el oasis. No sé cuál es mayoría". Un supuesto oasis en el que "Transantiago destruyó el Metro, y la salud pública es una broma. Eso estaba soterrado debajo del CyberMonday. Y estalló detrás de los 30 pesos".

Para solucionar el estallido, insistió, "el gesto lo tiene que inventar en este momento Piñera", agregando que a la hora de buscar un referente de legitimidad "no hay institución, ni los carabineros, ni la iglesia, los bomberos quizás".

También detectó que los actos de violencia vistos durante estos días se tratan de "el saqueo de los que no podían, el baile de los que sobran, acompañado de demasiado incendio y demasiada destrucción". Actos que hablan de "una rabia muy primitiva, y no me alcanza a conformar la idea de gente desesperada que quedó fuera del sistema. Porque en el sistema no cabe casi nadie", insistió, al ver que hay "cacerolazos en Vitacura y en Las Condes, que tienen más capacidad pero están endeudados con la universidad, los colegios, la casa, no pueden pagar contribuciones, las previsiones son absurdas, entonces también están fuera".

"El sistema estalló", finalizó De la Parra. "Hay sectores mucho más violentos porque su situación es de mucha más inclusión, pero, ¿quién está contento en el sistema?".

X