Escucha ahora

Trasnoche ADN


Guillermo Francella presenta en Chile su obra teatral: "No comulgo con las redes sociales"

El actor argentino comentó en Ciudadano ADN sobre su visión de las redes y cómo repercuten en nuestras vidas, a partir del tema de la obra que dirige, "Perfectos desconocidos".

Guillermo Francella está en Chile dando vida a "Perfectos desconocidos", montaje teatral bajo su dirección que acaba de debutar en el Teatro Oriente, y conversó con Ciudadano ADN sobre su temática: el uso que le damos a las redes sociales y a la tecnología.

"No comulgo en lo más mínimo con las redes sociales", sentenció, agregando que "el avance de la tecnología sedujo mucho, Instagram o Twitter han sido muy útiles para difundir el trabajo, pero no comulgo con su otra faceta: la invasión de la privacidad, hasta compartir con tus seguidores tu vida, desde el pañal de tu hijo hasta cuando te despiertas".

Por eso, se embarcó en este proyecto teatral que problematiza el uso que le damos a internet y a los teléfonos móviles. En "Perfectos desconocidos", adaptación del filme italiano de Paolo Genovese, cuatro matrimonios se juntan a comer, y la dueña de casa propone un perverso juego: que cada llamada o mensaje de texto que entre, lo compartan y escuchen entre todos. "Ahí hay una parálisis, y no porque engañes a tu compañero, sino por lo que pasa si llama un amigo, una madre o un hijo. Es una incomodidad, y salen las miserias humanas, la ausencia de códigos, secretos escondidos en años. Tantas cosas por un audio filtrado", adelantó el actor y director trasandino.

"Este universo sí me atrajo. No vivo en una nube, tengo hijos jóvenes, una mujer y amigos que usan redes", dijo Francella, confesando que "tengo un Twitter de fantasía para leer a gente que me interesa seguir".

"Invita a un debate maravilloso", aseguró Francella del montaje, que también tuvo su versión cinematográfica en España, a cargo de Alex de la Iglesia. La suya, insiste, es "una versión libre", y por primera vez la estrena fuera del país trasandino, algo que lo tiene "expectante".

Tan expectante como con el desempeño de sus hijos Nicolás y Johanna, quienes decidieron seguir sus pasos actorales y están volviéndose actores reconocidos en la televisión y el cine de Argentina. "Como papá, uno quiere la felicidad de ellos. Pero reconozco que es una profesión muy delicada como para vivir de ella, donde la continuidad no es sencilla, hay paréntesis. Lo que querés es que tengan plenitud y tranquilidad económica. A priori les advertí que se metían en una brava, pero los voy a acompañar hasta el final, como corresponde", aseguró.

A la hora de evaluarlos, dijo que "Los veo muy metidos, muy disciplinados y muy verosímiles en lo interpretativo. Y los veo contentos. Me da mucho orgullo verlos actuar". Con Nicolás compartió reparto en el filme "Corazón de León" (2012), y ahora acaba de terminar de rodar junto a Johanna "El robo del siglo", que se estrenará en el país trasandino el próximo mes de enero.

Francella también tuvo palabras para la actualidad política de su país, recién remecido por las elecciones primarias donde el peronismo, con la dupla de Alberto y Cristina Fernández, superó largamente al actual presidente, Mauricio Macri, que aspira a la reelección. Para el actor, "mantener a rajatabla la democracia es lo único que importa, ser una república y que eso nunca más vuelva para atrás".

La situación que vive Argentina y la mayor parte de los países latinoamericanos, para Francella, es de "una zozobra permanente, y no es bueno, pero es la que nos tocó. Pero creo que algún día va a terminar esto y vamos a vivir como corresponde, sin sobresaltos. Lo único que anhelo es que los que nos conducen se iluminen".

En su país, contó, "todos opinan y tienen la respuesta, hablan de economía o de fallos judiciales con una seriedad y un convencimiento que uno dice 'de dónde, si no tiene ninguna sabiduría para esto'. Me parece que esa búsqueda de encontrar el equilibrio y de evitar las crisis no debe ser tan sencillo, porque yo desde que tengo uso de razón vivo con esos sobresaltos, y tengo muchos años. Así que no puedo precisarte donde está la solución".

Y finalmente, consultado por un posible interés por trabajar en Chile, aseguró que "¿por qué no, si hay una buena propuesta?", alabando el trabajo de los cineastas locales. 

X