Escucha ahora

Los Tenores de la tarde


Fósil de simio chileno permitió rastrear la evolución del cerebro de los monos

Científicos concluyeron que los cambios ocurrieron de manera menos regular de lo que se pensaba.

Fósil de simio chileno permitió rastrear la evolución del cerebro de los monos

Calavera de Chilecebus carrascoensis de 20 millones de años de antiguedad. Foto: AMNH/N. Wong and M. Ellison

Un estudio científico publicado en la revista Science Advances entregó nuevas luces sobre el proceso de evolución de los cerebros de los simios utilizando para aquello el fósil del cráneo de un mono que vivió en Chile hace 20 millones de años.

Los restos fósiles estudiados pertenecen a un Chilecebus carrascoensis –llamado así por el nombre de su descubridor, el paleontólogo chileno Gabriel Carrasco– y son considerados como uno de los ejemplares mejor preservados de los primeros platirrinos, o monos del nuevo mundo.

Según medios especializados durante mucho tiempo se pensó que el cerebro de los primeros primates (de los que descendemos los humanos y los monos modernos) aumentaba progresivamente de tamaño.

Sin embargo el estudio sugiere en contraste que el cerebro aumentó varias veces de tamaño de manera independiente, y de formas más complejas de las que se creía, a lo largo de la historia de los simios o simiformes. Esto tanto en el viejo mundo como en la moderna América, incluso con etapas donde decreció el tamaño de este órgano.

Otros de los descubrimientos tras analizar el fósil del cráneo del Chilecebus carrascoensis con un escáner de tomografía computarizada (CT) es que probablemente el animal era diurno, y su cerebro poseía ciertas características más complejas de las esperadas para un primate tan antiguo.

X