Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Experta en educación y SIMCE: "Yo no lo habría aplicado, por la situación del país"

Lorena López, doctora en Ciencias de la Educación, habló con Ciudadano ADN sobre las falencias de este instrumento de medición, que acaba de ser aplicado en cuartos básicos.

Experta en educación y SIMCE: 'Yo no lo habría aplicado, por la situación del país'

Lorena López. Foto: ADN.cl

La rendición del SIMCE para los cuartos básicos, empujada por el Mineduc en medio de la crisis social que vive el país, generó un amplio rechazo por parte del Colegio de Profesores. De eso conversó con Ciudadano ADN Lorena López, doctora en Ciencias de la Educación y directora del Programa de Acceso Inclusivo, Equidad y Permanencia (PAIEP) de la USACH.

"Yo no lo habría aplicado", señaló enfática. "Hubiera escuchado primero la situación contextual del país, que no puede ser evadida por nadie. Hubiera escuchado a los profesores, a los alcaldes y a los propios profesionales de la Agencia de Calidad, que conocen el ambiente de cada escuela", dijo, agregando que le merece dudas "qué tanto nuevo nos va a aportar el SIMCE para conocer y comprender que la educación tiene problemas estructurales. Tenemos la calle llena de gente".

Originalmente, la prueba sería aplicada a cuartos básicos y segundos medios, por lo que para la experta valdría la pena "preguntar por qué sólo se escogió cuarto básico. Qué mejor que los estudiantes de segundo medio, que han estado en la calle encarnando la manifestación. Son sujetos de diagnóstico de lo más interesantes".

El SIMCE como instrumento de medición de la calidad de la educación, según consignó López, partió en 1988, "y a partir de su aplicación queremos ver cómo hemos mejorado la calidad de la educación. Ya vemos que no es el mejor instrumento para medirla, porque parece que no ha sido efectivo para implementar políticas públicas que mejoren la calidad, que en 30 años no hemos tenido".

La experta hizo énfasis en que "las pruebas son hechas con un fin, tienen indicadores. Esta es una prueba censal que tiene que ver con evaluación". Y esa evaluación "tiene consecuencias, como jerarquizar por niveles de desempeño a los establecimientos, como quedar en una categoría de insuficiente". Por eso, no sería posible a través del SIMCE recabar antecedentes sobre cómo los contextos aplican en el aprendizaje, porque "eso ya es una pregunta de investigación. Cómo voy a decir que el contexto da el resultado".

Además, según su opinión, el SIMCE es "un ejemplo de cómo el mercado se ha incorporado en las escuelas. Y eso trae estrés. Los profesores están estresados porque hay competencia, hay estímulos económicos para ser mejores. Jerarquiza a los profesores de la misma comunidad. El SIMCE mide matemáticas, ciencia y lenguaje, el profesor de música, de educación física o de filosofía siempre van a estar alejados de recibir algún estímulo. Eso entorpece la convivencia escolar".

Otra muestra de que el SIMCE sería "un termómetro perverso" es que "uno tiene que encontrar cuál es la base de estudiantes que están mejor adiestrados para responder las preguntas y solicitar que los que están menos adiestrados ese día no vayan".

Asimismo, otra falencia del SIMCE es que "no es flexible. No reconoce las diferencias lingüísticas de los estudiantes, como los estudiantes originarios o migrantes que tienen otra lengua materna. Hay escuelas que les está yendo mal en el área de Lenguaje por eso". López agregó que "no es necesario ser experto para darse cuenta que no van a rendir de la misma manera estudiantes que están en privilegio". Incluso, ahora que "hay colegios sin notas: esos colegios no van a poder dar el SIMCE".

Para la académica, una posible salida a estos problemas de calidad de la educación pasa por "cambiar la Constitución, que sea garante de derechos para todo tipo de estudiantes, los con talento y los sin talento". Según finalizó, "sabemos que estamos con alta fiebre, ahora, cuáles son las búsquedas para bajar esa fiebre?. Yo creo que esa es la comunidad".

X