Escucha ahora

Los Tenores de la tarde


¿El dueño de la Luna es chileno?: Recordando a Jenaro Gajardo

Pancho Mouat recordó al abogado y poeta talquino que se transformó en un mito al asegurar que había inscrito el satélite natural a su nombre.

¿El dueño de la Luna es chileno?: Recordando a Jenaro Gajardo

Pancho Mouat y su libro 'Chilenos de Raza'. Foto: ADN.cl

Pancho Mouat fue el encargado de recordar la figura de Jenaro Gajardo, abogado, profesor de letras y poeta oriundo de Talca que, décadas atrás, se hizo célebre al asegurar que era el dueño de la Luna.

El escritor le dedicó una columna completa en Ciudadano ADN, definiéndolo como un ser "entrañable, adorable, amistoso, buen lector de poesía. Un hombre con alma de niño".

Gajardo, que nació en Traiguén un 18 de noviembre de 1919, fue un "abogado que defendió a gente que no tenía recursos, alguien que en términos materiales no tenía prácticamente nada", según cuenta Mouat, y que inició la supuesta hazaña de poner la Luna a su nombre porque quería pertenecer a un club social de Talca al que le negaron su ingreso por no tener un bien raíz. Todo habría sido "para darle una bofetada a ese lugar que valoraba a las personas por sus bienes y no por lo que eran".

El mito incluye hasta un supuesto documento en el que "en nombre de Jefferson, de Washington y del poeta Walt Whitman", Gajardo autoriza al gobierno estadounidense -"en un gesto poético" según Mouat- el descenso de los astronautas del Apolo 11 a la Luna de su propiedad.

"Cuando se le preguntaba '¿dónde está el documento que dice que Nixon te pidió autorización?', el respondía 'lo extravié en alguna mudanza'. Lo mismo con el registro del Conservador de Bienes Raíces. 'Tú sabes que eso no es lo que importa', decía. Y tiene razón", contó el escritor.

Y recordando la reacción -que recientemente se volvió viral- del tripulante del Apolo 11 Buzz Aldrin, que golpeó a una persona que puso en duda su llegada a la Luna, Mouat asegura que Gajardo "habría hecho lo mismo" respecto a su leyenda, porque "estarías poniendo en duda la esencia de lo que él quería significar".

Una hazaña de la que, si bien nunca existió comprobación alguna, captó el interés de la prensa, y que terminó con Gajardo en programas de televisión en Buenos Aires (donde "le ofrecían alojamiento y ropa" a cambio de publicitarse como el dueño de la Luna, relató Mouat) o junto al mismísimo Don Francisco en Sábados Gigantes.

Según Mouat, Gajardo dijo que la historia de Chile "hubiese sido otra si Allende cumplía su palabra de nombrarlo Ministro de Educación". Gajardo, hombre con sensibilidad de izquierda "pero no militante, masón con alma de radical", llegó a conocer al expresidente cuando fue invitado a ser parte de la masonería y, en su rito de iniciación, se lo encontró en persona apuntándolo con una espada.

Ciudadano ADN también contactó vía telefónica a su sobrino, Marco Gajardo, quien recordó la idea de su tío como "una cosa épica, una lucha entre David y Goliat: los que creen que lo importante es tener versus el ser, como él". Marco aseguró que su tío fue "un ejemplo para muchas personas" y que nunca recibió herencia alguna ni lucró con su idea, "y tengo entendido que mi tío Jenaro tampoco lo hizo".

Mouat alcanzó a vincularse con Gajardo a través de un departamento de su propiedad que arrendó su hermano, y contó que la última vez que lo vio fue "en el comedor del club de tenis de Llolleo", lugar donde "Jenaro almorzaba de chaqueta y corbata con tres veteranas, y las hacía reír, era el alma de esa mesa. Cuando se iban, tuvo la delicadeza de ir poniéndole el abrigo a cada una y abrirles la puerta para salir. Ese era Jenaro", quien murió en 1998, dejando como legado un mito que lo transformó en "uno de los chilenos de raza más entrañables y recordables. Dan lo mismo los documentos: es propietario, de una manera más bonita y más noble".

X