Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


El desolador relato de Marcela Vacarezza al recordar portonazo que sufrió junto a su familia en 2017

La psicóloga contó que en un momento pensó que su esposo, Rafael Araneta, estaba muerto.

El desolador relato de Marcela Vacarezza al recordar portonazo que sufrió junto a su familia en 2017

Marcela Vacarezza. Foto:

El pasado 20 de agosto de 2017, Rafael Araneda y su familia fueron víctimas de un portonazo al regresar a su casa, en la comuna de Vitacura.

Según se informó en ese entonces, el periodista fue abordado por ocho sujetos encapuchados que lo intimidaron y amenazaron con cuchillos y armas de fuego.

Pese a que ha pasado más de un año, recién esta semana Rafael y Marcela Vacarezza tuvieron que declarar por el incidente que los dejó muy afectados. Durante la audiencia, la psicóloga comenzó a llorar al recordar los detalles del violento asalto.

"Empiezo a escuchar gritos. Decidí bajarme rápidamente del auto cuando ya había uno de ellos encima de mí. Y traté de bajar a mi hija, que venía en el lado derecho del auto, detrás mío, pero ya la estaba bajando otro de ellos", partió contando.

Vacarezza añadió que "el que estaba al frente mío estaba con una máscara, tapándose completamente el rostro, de calavera, con una pistola en mi abdomen, y mi hija al lado con otro de ellos. A mí me sacaron mi argolla y un anillo que tenía en mi mano derecha, mi cartera. Y bueno, siguieron haciendo sus cosas".

Luego, agregó -entre lágrimas- que "le tapé la vista a mi hija Florencia. A ella le quitaron su gargantilla. Perdí de vista a mis otros dos hijos (…) me quitaron la cartera, con todo lo que tenía adentro".

"Yo agarré a mi hija y lo único que traté de hacer fue protegerla, taparles los ojos. Ahí entramos a la casa, pero yo nunca vi qué pasó con Rafael. Y pasaron unos largos minutos. Pensé que lo habían matado", declaró.

Sin embargo, fue al final de la declaración cuando impactó a los asistentes con su desolador relato, ya que "cuando logré ingresar a la casa, todos llorábamos. Estábamos muy afectados, sobre todo mi hija Martina. Ella estaba en el suelo pateando y decía 'mamá, me tocaron, me toquetearon por todos lados', y yo traté de calmarla diciéndole que solo estaban buscando cosas para robarle", concluyó.

X