Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Dos ganadoras del Premio Mujer Impacta contaron sus inspiradoras historias de vida

Pía Villanueva, fonoaudióloga que hace 20 años ayuda a jóvenes en Juan Fernández, y Paulina del Río, que apoya a jóvenes para evitar el suicidio, estuvieron en Ciudadano ADN.

Dos ganadoras del Premio Mujer Impacta contaron sus inspiradoras historias de vida

Ganadoras del premio Mujer Impacta. Foto: ADN.cl

Mujer Impacta es una organización que busca historias de mujeres que han contribuido a solucionar y mejorar la vida de otras personas. Y desde 2013 entrega el Premio Mujer Impacta, que cada año distingue a siete mujeres que han dejado un legado en algún rincón del país.

Dos de las ganadoras de la versión 2019 son Pía Villanueva, fonoaudióloga que hace 20 años ayuda a niños y jóvenes en Juan Fernández, y Paulina del Río, que apoya a jóvenes que tienen cercana la idea del suicidio. Ambas, junto a María Paz Tagle, directora de Mujer Impacta, conversaron con Ciudadano ADN acerca de sus historias y cómo generaron un cambio positivo en su entorno.

Pía, fonoaudióloga de profesión, comenzó su proyecto hace 20 años en el Archipiélago Juan Fernández viajando con frecuencia a la isla y corriendo con todos los gastos. Luego comenzó a recibir apoyo de la Universidad de Chile: aunque los fondos eran limitados, se las arregló para hacer "cápsulas de tratamiento, aunque hay patologías que no permiten tratarlos así, como el autismo o fisuras de la cara. Por eso, formábamos tutores que siguieran nuestro rol en nuestra ausencia".

Con el paso del tiempo, dice, la sociedad chilena ha ido entendiendo mejor el ámbito de trabajo de la fonoaudiología, "desde la pronunciación de la R, lo más típico, hasta problemas con los dientes o palabras mal pronunciadas que tienen un prejuicio social. Lo que no es una enfermedad pero en adultos de cierto estrato les impide encontrar trabajo", según afirmó Villanueva. 

Este tipo de problemas del habla, aseguró, "existen en todo Chile y en todo el mundo, pero en la Isla no había atención y se perpetuaba".

Paulina, a su vez, hace 14 años perdió a uno de sus tres hijos a causa del suicidio. Pese a que no recibió la contención necesaria, no dejó que el dolor la consumiera, y decidida a que otras madres no pasaran por lo mismo, comenzó a entrar a grupos de chat de chicos que coqueteaban con ideas suicidas. "Me retaban, me decían 'qué sabes tú'. Les respondía 'yo sé bien porque vi a mi hijo. Mi hijo no tuvo quien lo escuchara, yo les ofrezco escucharlos'. Y me llegaron miles de respuestas, de todos los países".

Hoy, cuando de un total de 1.800 personas al año que atentan contra su vida, las tasas de suicidio adolescente en Chile alcanzan un preocupante 20% del total ("se suicida un joven por día. En una edad en que deberían estar proyectando la vida, la pierden"), Paulina cuenta con un equipo de ayuda, ha formado a cerca de 800 facilitadores (psicólogos, orientadores o profesores) y atendido a más de 4.000 jóvenes.

Previo a un suicidio, comentó, "es raro que no haya señales. Nosotros no sabemos interpretar". El mejor apoyo que se puede dar, dijo, "es oreja y brazos. Cuando estamos acompañando, estamos salvando vidas", aseguró.

También aconsejó que "cuando ocurre una pérdida de este tipo, que es una bomba atómica en el patio de tu casa, tenemos que abrazar. No necesitamos palabras, necesitamos saber que hay personas cerca y que se hagan cargo de las cosas prácticas, supermercado, cuentas. Y hacerse cargo de sus hijos porque los padres no están en condiciones, el dolor es demasiado grande".

María Paz Tagle, en tanto, contó que Mujer Impacta recibió alrededor de 230 historias de mujeres para postular a este premio. De esas, "180 eran muy bonitas e inspiradoras. Como equipo preseleccionamos a las mejores 30. El jurado eligió a 15 y después a las siete finales" en un proceso que tomó un mes. "Muchas nacen de una historia triste, pero no se quedaron con los brazos cruzados y decidieron hacer".

X