Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Cristián Arcos y la primera mujer árbitra de final de Supercopa y la vida de los hermanos Robledo

El tenor escritor contó en Ciudadano ADN detalles de estos dos hitos vinculados a la historia -pasada y actual- del fútbol.

Cristián Arcos y la primera mujer árbitra de final de Supercopa y la vida de los hermanos Robledo

Stephanie Frappart y los hermanos Jorge y Eduardo Robledo. Foto: ADN.cl

El tenor escritor, Cristián Arcos, sacó del baúl dos historias que demuestran que el fútbol es un espacio lleno de historias. En su nueva columna de los lunes en Ciudadano ADN, contó detalles sobre la primera mujer árbitra en una final de la Supercopa y la historia de los hermanos Jorge y Eduardo Robledo, que brillaron en la Inglaterra de los años 50.

"No hay fútbol mixto, por eso es tan llamativo e importante", dijo en relación a Stéphanie Frappart, la primera árbitra mujer que dirigirá una final masculina, la de la Supercopa de Europa entre el Liverpool y el Chelsea, programada para el próximo 14 de agosto.

"Hay mujeres que han dirigido partidos, pero nunca una final", señaló Arcos, quien cree que "de a poco esto va a seguir incluyéndose en los partidos más importantes".

Frappart, francesa de 35 años, también dirigió la final del Mundial Femenino. Para la final de la Supercopa, y en un hecho inédito, también será acompañada por dos guardalíneas mujeres.

En Chile, advirtió Arcos, "prácticamente nunca" una árbitro mujer ha dirigido partidos de equipos masculinos, recordando que la primera vez que ocurrió fue recientemente, en un enfrentamiento de Segunda División entre Independiente de Cauquenes y Colchagua que estuvo a cargo de María Belén Carvajal. La árbitra no tuvo "ningún inconveniente en la cancha, pero a medida que avanzaba el partido, los gritos del público iban aumentando".

"Yo creo que el fútbol es uno de los terrenos más masculinos que hay. Es uno de los deportes donde más ha costado sacar el tema de la homofobia. Hay muy pocos casos de homosexuales declarados, y los que lo han hecho, lo han hecho retirados, vigentes muy pocos", indicó Arcos, agregando que "los hay en todos los deportes, y en el fútbol en las mujeres, pero hombres no. La vieja historia de 'esto es de hombres'".

La segunda parte de la columna estuvo dedicada a la historia de los hermanos Robledo, quienes destacaron en la liga de Inglaterra en la década del 50. Jorge y Eduardo, hijos de padre chileno y madre inglesa, nacieron en Iquique pero a los 5 y 3 años respectivamente se fueron a vivir a Inglaterra. En ese país, contó Arcos, rápidamente "se dan cuenta de que son buenos para la pelota y empiezan a jugar en equipos menores" hasta que Jorge es convocado por el Newcastle "por 26.500 libras esterlinas, en esa época plata importante".

Sin embargo, Jorge puso una condición para pasar a ese equipo: que también contrataran a su hermano. "Él era el bueno para la talla, mientras Jorge era más bien reservado", contó Arcos.

Así fue como Jorge llegó a convertirse en una gran figura en el Newcastle, y dos veces en el goleador de la liga inglesa, anotando 32 goles en 33 partidos, y contribuyendo a que el equipo, entonces de segunda, ascendiera a primera división. También fue el primer jugador no británico que resulta goleador, y "tuvieron que pasar 50 años para que saliera otro", contó el tenor escritor.

El éxito de los hermanos Robledo en tierras inglesas llegó a oídos de los responsables de la selección chilena de la época, que convocaron a Jorge con miras al mundial de 1950. Y él nuevamente puso como condición "si llaman a mi hermano". Así, ambos jugaron por la camiseta local sin haber tenido mayor vínculo con su país natal. Y en 1953 se viene a jugar por Colo Colo: una vez más, pidiendo irse junto a su inseparable hermano.

Incluso, contó Arcos, Jorge Robledo tiene un curioso vínculo con la figura de John Lennon: el padre de músico era fanático del Newcastle y cuando niño lo llevó a ver una final del equipo donde jugó el chileno. Y años después, al lanzar su álbum "Walls and Bridges", cuya portada replica el dibujo que Lennon niño hizo a propósito de esa ocasión, y en la que es posible apreciar la figura del mismísimo Jorge Robledo.

Al final de su vida, el jugador terminó viviendo en Viña del Mar, haciéndole clases de educación física a "cabros chicos que no sabían que estaban frente a un gran goleador de la historia". Su hermano Eduardo, en tanto, terminó trabajando tiempo en la NASA y desapareciendo de forma misteriosa en el golfo de Omán, subiéndose a un barco del que nunca volvió. Un hecho por el que se tejen "muchas teorías, desde que lo tiraron al agua, o que cayó accidentalmente, hasta líos de faldas o que perdió una partida de póker", contó Arcos. "Lo cierto es que no apareció nunca el cuerpo de Ted", como llamaban al fallecido a los 41 años. Un final triste para una historia de gloria. "Jorge quedó devastado por su ausencia y porque nunca apareció".

 

Ahora, el historiador de fútbol inglés Chris Brook está preparando un documental sobre los hermanos Robledo, y viajó a Chile para seguir pistas de su infancia en Iquique, y está reuniendo fondos para poner una placa en homenaje a ellos en la casa en la que vivieron cuando niños en la ciudad de Barnsley, que se sumaría a la que ya tienen desde 2002 en el estadio del Newcastle. “Una historia fascinante”, remató el tenor.

X