Escucha ahora

Superciencia


Cristián Arcos y dos anécdotas que vinculan la llegada del hombre a la Luna con el deporte

El tenor escritor contó, en su columna de Ciudadano ADN, dos curiosas anécdotas vinculadas al alunizaje.

Cristián Arcos y dos anécdotas que vinculan la llegada del hombre a la Luna con el deporte

Neil Armstrong. Foto: Getty Images

Hubo dos anécdotas que vincularon estrechamente a la llegada del hombre a la Luna y el deporte, y fue Cristián Arcos el encargado de relatarlas, en su columna de Ciudadano ADN.

La primera es que, al momento de pisar la Luna, los astronautas Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins eran socios "vigentes y activos" del club Independiente de Argentina. Fue el dirigente Héctor Rodríguez quien tuvo la idea de enviarles a los tres viajeros espaciales un carnet de socio, idea que en su momento fue tildada de "una locura".

Ni siquiera tenían fotos de ellos, así que "las sacaron de diarios. En la foto del carnet aparecen con el casco", contó Arcos. Pero la sorpresa de los argentinos fue grande cuando, previo a abordar el Apolo 11, recibieron una carta de Armstrong "agradeciendo por haber sido considerados para semejante honor". En la misiva, además, el astronauta prometía volver a Buenos Aires a visitar el club.

Y cuando ese viaje se concretó, les contó que junto a sus compañeros viajaron hasta la Luna con el banderín de Independiente. Si bien no hubo forma de comprobar tal cosa, y "hasta los dirigentes no le creyeron", se sabe que el trío de astronautas viajó con 106 objetos, y uno de ellos habría sido el banderín, que si aún permaneciera en suelo lunar estaría "opaco por la erosión". "No hay otro equipo deportivo que haya tenido el interés de acompañar a la tripulación del Apolo 11", consignó Arcos.

La segunda anécdota está relacionada a un astronauta que jugó golf en la Luna. Alan Shepard -quien incluso estuvo seleccionado para viajar en 1969, pero se enfermó y fue reemplazado por Aldrin- ya había sido el primer norteamericano en el espacio y viajó con la misión Apolo 14 en 1971. "No sólo era aficionado, jugaba muy bien" al golf, cuenta Arcos.

Shepard llevó en su viaje "un fierrito" para adaptarlo como un palo de golf, más dos pelotas escondidas en un calcetín, las que lanzó con el fierro a la superficie de la Luna, La hazaña le significó "un reto por parte de la Nasa y también de la Federación Internacional de Golf, porque el protocolo exige limpiar la superficie antes de jugar y él no limpió la Luna", según contó Arcos.

X