Escucha ahora

Los Tenores de la tarde


"Ciudadano a pata": entre los túneles subterráneos de Santiago, Humberstone y sopaipillas

Mario Cavalla estuvo en Ciudadano ADN comentando sobre patrimonio y gastronomía.

'Ciudadano a pata': entre los túneles subterráneos de Santiago, Humberstone y sopaipillas

Túnel de Independencia, Humberstone y sopaipillas en el 'Ciudadano a pata'. Foto:

El "Ciudadano a pata", Mario Cavalla, contó detalles sobre nuestro patrimonio en una de sus nuevas columnas de los viernes en Ciudadano ADN.

Como buen entendido, afirmó que el comentado hallazgo de un túnel secreto que une dependencias del Psiquiátrico con el Instituto de Odontología, en las comunas de Independencia y Recoleta, "no es un secreto, pero era una historia olvidada, enterrada". El pasadizo, dijo, "estaba tapiado, en desuso. Lo que sorprende es que estaba muy bien conservado".

Respecto a la contundente mitología de un Santiago subterráneo, largamente revisada en cierta literatura, Cavalla cree que "es menos de lo que probablemente se escribe y se comenta".

Una serie de leyendas donde destaca el conocido mito del túnel que, bajo la calle Rosas, unía un convento de curas con otro de monjas, que afirma que "sí existió". De hecho, en el subterráneo del mall que existe en el sitio donde se emplazaba uno de ellos "estaba el acceso al túnel, medio sellado".

O cómo "por más de 100 años existió el mito del túnel entre la Recoleta Dominica y la Iglesia de Santo Domingo" que "se cayó en añicos cuando empezaron las excavaciones para la Línea 2".

Cavalla también aplaudió la eliminación de la condición de Patrimonio Mundial en Peligro para las salitreras Humberstone y Santa Laura, en el norte de nuestro país, gracias a que "el Estado ha invertido tiempo, dinero y dedicación". El "ciudadano a pata" aprovechó la buena noticia para alertar que "Valparaíso, desde que tomó la condición de Patrimonio, no ha mejorado, ha retrocedido. Podemos perder esa condición".

Además, hubo tiempo para las tradicionales recomendaciones, esta vez en sopaipillas, como las secas y en sánguche de La Marita del Galpón Chacareros, en La Vega, pasando por el Divertimento de Avenida el Cerro, o los packs del Café de la Candelaria en Barrio Italia. Y también los picarones pasados de Carmelita, en el Pasaje Bahía, en Monjitas.

Y como bonus track, Cavalla saludó a la Fundación Luz, que acaba de cumplir 95 años de labor hacia los no videntes, y lo celebró con una fiesta en la que participó la Orquesta Sonidos de Luz, compuesta por personas ciegas.

X