Escucha ahora

Los Tenores de la tarde


Frente Amplio enfrenta tensiones internas por polémicas de sus diputados

La salida de Vlado Mirosevic de la presidencia de la Comisión de Relaciones Externas de la Cámara es el último episodio.

Frente Amplio enfrenta tensiones internas por polémicas de sus diputados

Diputados del FA. Foto: Agencia Uno

La alegría no llega. La vida al interior del Frente Amplio (FA) no parece sencilla. La renuncia a la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, del diputado Vlado Mirosevic (Partido Liberal), es una de las últimas gotas.

Las críticas de Mirosevic -que también hiciera el diputado Gabriel Boric (Movimiento Autonomista)- al no respeto de los derechos humanos de los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, los enfrentaron a sectores de la coalición opositora. La mesa nacional del FA revisaría el tema, pero el parlamentario eligió irse antes.

La expresidenciable Beatriz Sánchez salió a respaldar a los dos diputados. "Han recibido críticas por defender una causa que es justa, urgente", escribió en Twitter. Claro que la propia excandidata enfrenta una polémica luego que se difundiera que solicitó dinero al Frente Amplio para crear su fundación.

El propio Boric agradeció el respaldo de Sánchez en la misma red social. El parlamentario de MA escribió "gracias Bea" y agregó que "es un debate esencial para el proyecto de sociedad que queremos construir", dejando ver sus diferencias en materias de derechos humanos con otros sectores del grupo opositor.

La apuesta de "parlamentarizar" al FA que hicieran 9 de sus 14 organizaciones, creando una mesa ejecutiva, no parece dar resultado. Menos aún en medio de un proceso de convergencia que debaten al menos cinco de sus agrupaciones, las que buscan contrarrestar el rol de Revolución Democrática (RD) en la coalición.

La falta de coordinación frenteamplista en el Congreso no es nueva. Los diputados Renato Garín (RD) y Vlado Mirosevic (PL) votaron a favor de que la Comisión de Ética de la Cámara multara a Pamela Jiles (Partido Humanista) por increpar a Ignacio Urrutia (UDI), quien se refirió a las víctimas de la tortura en dictadura como "terroristas con aguinaldo". La diputada respondió en Twitter: "Maricones sonrientes".

El primer episodio polémico en el FA ocurrió en la Comisión de Trabajo de la Cámara, cuando las diputadas Gael Yeomans (Izquierda Libertaria) y Maite Orsini (RD) otorgaron sus votos para que el Ejecutivo lograra unanimidad en el proyecto del estatuto laboral para jóvenes. El mismo que organizaciones estudiantiles y sindicales -algunas cercanas al Frente Amplio- han rechazado y llaman Ley McDonalds.

Las polémicas frenteamplistas en el Congreso generan críticas cruzadas en la coalición. Mientras, la oposición la lideran desde la ex Nueva Mayoría: el PPD encabezó las negociaciones con La Moneda para aprobar el proyecto de salario mínimo y el PS apoya las demandas ciudadanas en Quintero. En paralelo -informa El Mostrador- RD parece tambalear por dificultades internas y lo sufre el FA.

X