Escucha ahora

Ciudadano ADN


Universidades Andrés Bello, Las Américas y Viña del Mar serán notificadas de infracción por lucro

Los contratos por supuestos servicios y uso de propiedad intelectual serían el mecanismo para desviar millones de dólares al Grupo Laureate.

Universidades Andrés Bello, Las Américas y Viña del Mar serán notificadas de infracción por lucro

Universidad Andrés Bello. Foto: Agencia Uno

En enero la exsubsecretaria del Mineduc, Valentina Quiroga, recibió tres informes sobre el Grupo Laureate, que demuestran que tres universidades -Andrés Bello, Las Américas y Viña del Mar- infringen las normas que prohíben el lucro y se exponían a ser clausuradas. Ciper informa que es una investigación de más de 15 meses, en la que el Ministerio de Educación logra detallar cómo se incrementar el patrimonio de Laureate.

"A través de los contratos celebrados entre la universidad y su controlador Laureate se ha incrementado de forma constante e injustificada el patrimonio de este último, lo cual constituye una infracción grave de los estatutos de la corporación universitaria, toda vez que parte considerable de sus ingresos no son reinvertidos en la propia institución para sus fines de docencia, investigación, extensión y vinculación con el medio, sino que tienen como destino el aumento de las ganancias", explica.

Los contratos aseguran pagos a Laureate por utilizar la licencia de propiedad intelectual que vende a sus instituciones educacionales. Esos pagos por servicios y propiedad intelectual fueron los mecanismos que utilizó el grupo para obtener ganancias en Chile. Los informes tienen la misma conclusión: las universidades cometen una infracción grave a sus estatutos, lo que es motivo suficiente para que el Mineduc intervenga o cierre los planteles, según la ley del administrador provisional de 2014.

Ciper establece que ante la necesidad de denunciar, "la ministra (Adriana) Delpiano y la subsecretaria Quiroga dudaron. La numerosa matrícula de Laureate era un antecedente que penaba. Amenazar con intervenir y cerrar instituciones que suman 80.500 estudiantes, equivalía a detonar una bomba" y que eligieron "un castigo 'en la medida de lo posible': se optó por no sobreseerlas, pero tampoco se les formularon cargos" con resoluciones que ordenan a las universidades que "finiquiten dos de los contratos que mantienen con Laureate en un plazo de tres meses".

X