Escucha ahora

Los Tenores de la tarde


Panel de vinculados al Instituto Nacional analizó la situación del establecimiento

Los egresados Freddy Stock y José Francisco Lagos, y la apoderada Elba Martínez, conversaron en Ciudadano ADN sobre la situación que aqueja al emblemático establecimiento.

Panel de vinculados al Instituto Nacional analizó la situación del establecimiento

Freddy Stock, exalumno del Instituto Nacional. Foto: ADN.cl

Un panel compuesto por dos egresados del Instituto Nacional (el conductor de "Palabras sacan palabras" de Radio Futuro, Freddy Stock, de la generación 1984; y el director ejecutivo del Instituto Res Pública, José Francisco Lagos, del 2011) y la presidenta de uno de los tres centros de padres existentes (Elba Martínez, del Cepain), analizaron en Ciudadano ADN la situación que vive el liceo emblemático, hoy en toma y protagonizando una seguidilla de incidentes que han desembocado en el resguardo de Carabineros en sus techos.

Elba Martínez se declaró "muy triste" al notar que "estamos elevando cada día los índices de violencia de parte de un grupo de alumnos, que están vulnerando los derechos de 4.000 alumnos que realmente quieren estudiar. Con los muchachos tirando bombas molotov, y Carabineros en los techos lanzando lacrimógenas, es el juego del gato y el ratón".


 

Freddy Stock, en tanto, criticó cómo el Instituto Nacional "ha sido atacado de lado a lado, primero la dictadura y la derecha que terminó eliminando la educación pública, y luego la izquierda millennial elitista que nunca conoció la calle San Diego y creyó que tenía todas las fórmulas para arreglar la educación pública. Mucha gente opina sobre el Nacional sin entender su identidad".

José Francisco Lagos no solo cree que el conflicto del Instituto tiene una salida, sino que "si hubiera una real voluntad se podría solucionar mañana. Cómo, con más de 100 profesores, ninguno va a saber quién es de los encapuchados", señaló, indicando que "lo primero es sincerar que hay un grupo de gente que está de acuerdo con la violencia cuando deciden tomarse el colegio sin preguntarle a nadie y vulneran el derecho a educarse de miles de niños".


 

Stock coincide con él, criticando a las autoridades políticas. "La ineptitud me abisma, desde la alcaldesa anterior que dejó ser, y el alcalde actual que dijo que iba a cerrar el colegio, y la intendenta que no sabe qué hacer, y este nuevo 'comando paloma' arriba de los techos", comentó.

A la hora de detectar quiénes son los responsables de los hechos de violencia, Martínez criticó que "cuando casualmente agarran a un muchacho, aparece Derechos Humanos llenos de abogados, y sumamos a esta señora de la Defensoría de la Niñez que se pone a defender a un capucha en lugar de a 4.000 alumnos que quieren clases".

Aunque Stock la rebatió comentando que "los Derechos Humanos llegan hasta que a tu hijo o a tu sobrino también le pegan. No hay ninguna muestra de profesionalismo, esto debiera ser controlado", y agregando que "esto es más global, es un colegio que no tiene agua caliente, que ha sido abandonado y vilipendiado en su identidad por sectores de izquierda acomodada que han tratado de ponerle dinamita a una estructura que es centenaria".

Uno de los temas polémicos que atraviesan al Instituto es el fin de la selección, el que para Lagos es "la crónica de una muerte anunciada. Cuando yo postulé éramos 6.000 postulando a 700 cupos. Hoy, con suerte se alcanzan a llenar". Los alumnos actuales, según él, "valoran menos estar ahí, a los que estuvimos antes nos costó mucho entrar", dijo, añadiendo que la selección "es una medida para darle oportunidades a los alumnos que no tendrían otra alternativa de entrar a la universidad que quieran".

Similar opinión tiene Martínez. "Nosotros protestamos en el Congreso, siempre estuvimos de acuerdo en mantener la selección justamente porque podía ocurrir esto. Muchos niños no quieren estar en el Instituto Nacional y los padres los obligan a estar ahí", dijo, aclarando que hoy existen tres Centros de Padres porque "tuvimos intervención de la señora Carolina Tohá para bajar el centro de padres, se instauró la gratuidad y nacieron dos más. La señora Tohá nos dejó la embarrada".

En tanto, Stock se define “en un proceso intermedio. En el Chile de hoy, quitar la selección es quitar un tipo de tabla de salvación a alumnos de la periferia. Ojalá tuviéramos un país donde todos los colegios fueran como el Instituto Nacional. Yo era partidario de que en un proceso se acabara la selección, pero se apuraron, y estamos como estamos, rompiendo la identidad de un colegio de manera abrupta".

El periodista agregó que "el Instituto Nacional es un país dentro y ahí está su riqueza. Teníamos judíos, nazis, gente que después se hizo cura, homosexuales, pero nos unía la identidad, la insignia, el himno. Nos sentimos responsables de hacer florecer la patria, mucha gente confunde eso con arrogancia pero era un mandato necesario para mantener 4.000 personas estudiando en un contexto de un Chile lamentable".

Otro tema relevante es el de la iniciativa que -luego de polémicos procesos de votación- convertiría al Instituto Nacional en mixto. Los tres entrevistados aseguran no estar de acuerdo en el cambio. "Con el Liceo 1 somos una sola identidad de colegio, que tiene que ver con lo que fue la educación pública en un tiempo. Hubiese querido que la votación se hiciera en conjunto con ellas. Somos dos caras de una misma moneda", apuntó Stock. En tanto, Lagos consideró que el problema tiene mucho que ver con la infraestructura. "El colegio no está calificado para recibir mujeres, cómo vamos a tener a niñas sentadas en esos bancos empotrados donde es imposible estar con las piernas cerradas. Yo prefiero que los recursos se usen en arreglar el Liceo 1 y el Nacional, en vez de que por un gustito ideológico se invierta una cantidad de plata que no va a mejorar en nada la calidad. Y además, seamos sinceros, hoy día que entren niñas a séptimo básico al Instituto Nacional es tirarlas a una jauría".

X