Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Ministro del Trabajo: "En ambos casos, la rebaja de jornada está garantizada"

Nicolás Monckeberg explicó la diferencia entre la propuesta de las 40 horas rígidas y las 41 horas promedio con flexibilidad.

Ministro del Trabajo: 'En ambos casos, la rebaja de jornada está garantizada'

Nicolás Monckeberg. Foto: Agencia Uno

Mucho debate ha producido las propuestas que buscan reducir la jornada laboral actual. Por ello, el ministro de Trabajo, Nicolás Monckeberg, explicó algunas dudas sobre la última propuesta del gobierno, que busca tener una jornada semanal de 41 horas promedio pero con flexibilidad.

El ministro empezó recalcando "es errado decir ¿qué prefiere usted, rebaja de jornada o flexibilidad?, no es así. En ambos casos, la rebaja de jornada está garantizada", introdujo.

"Cuando usted trabaja con flexibilidad, no puede trabajar más de 41 horas, pero usted puede negociar la forma como distribuye esa jornada como usted más le convenga, como le convenga más a los ciclos productivos de la empresa, cosas que usted no puede hacer en una jornada rígida, pero el máximo de horas está garantizado", aclaró.

"Lo que ayer dijimos abiertamente en la conferencia de prensa, es que nuestra propuesta, la que ponemos en discusión de suma urgencia en el senado, reemplaza la actual jornada ordinaria de 45 horas, por una jornada máxima de 41 horas promedio, con lo cual usted tiene garantizado que nunca va a trabajar una semana más de 41 horas, y con flexibilidad, es decir, usted va a poder, con ese tope, organizar la jornada para tener por ejemplo, más tiempo libre, más tiempo para la familia, entre otros", señaló.

Con respecto a tener que negociar con el empleador, en vez de bajar toda la jornada a 40 horas rígidas, tomando en cuenta que quizás el empleador no está disponible para esa flexibilidad, el ministro indicó que "usted establece un promedio que garantiza y usted no puede trabajar más de 41 horas, y lo más importante, eso le permite hacer una jornada más compatible con su vida, pero eso no es negociable, eso lo tiene garantizado, lo que usted puede negociar, es cómo distribuye esa jornada, pero el promedio de ella, tiene que ser de 41 horas", manifestó.

"Lo que nosotros dijimos tajantemente ayer, es que junto con poner suma urgencia al proyecto nuestro de movilización laboral que es un proyecto que tiene 100 artículos, que tiene la posibilidad de que el trabajador pueda cambiar horas libres por vacaciones, que pueda pactar horarios diferidos de entradas y salidas, es un proyecto integral y completo que además, rebaja la jornada. Todos los países que la diputada Vallejo, usa como ejemplo para rebajar la jornada, todos esos países establecen la jornada máxima en base a promedio, justamente para que el trabajador tenga la posibilidad de adaptar esa jornada y tener mejor calidad de vida", señala el ministro.

"Para que un administrador pueda administrar su jornada, como le sea más compatible, lo que hacemos, lo que hacen todos los países OCDE, es establecer un tope de 41 horas promedio, por ejemplo: si un trabajador quiere trabajar menos porque quiere acompañar a sus hijos en sus vacaciones, trabajará esa semana 20 horas, se le pagará como si trabajara jornada completa; luego, dos semanas después, puede ir trabajando 43 para llegar al promedio de 41, esa flexibilidad es la que es muy importante que quiero rescatar. Y la propuesta de la diputada Vallejo, es rígida, usted no podría pactar aquello, lo obligarían a trabajar 5 días, no podría trabajar en 4 días. Y eso no es bueno, menos para los empleos de hoy, que son empleos más flexibles, cortos, más variables. La gente pide más calidad de vida", explicó el ministro.

Con respecto a realizar el proyecto de 40 horas con flexibilidad, y no de 41, Monckeberg explicó que "la verdadera diferencia que existe entre el proyecto de Camila Vallejo con el de nosotros, no es que es una hora más o menos, es que ellos quieren mantener lo único que no hay que mantener, que es toda la rigidez actual, ellos sostienen que la flexibilidad laboral es precariedad laboral y eso es muy complejo para el nuevo mundo del trabajo", indicó. 

"Hay gente que no puede trabajar los 5 días ni menos las 8 horas diarias, por eso es necesaria la flexibilidad. Este proyecto le abre la puerta a jóvenes y a mucha gente. Hay gente que dice 'voy a tener que trabajar 15 horas' esto es absolutamente falso, porque usted puede distribuir la jornada dentro de los mismo límites del código del trabajo, no podrá trabajar más de 10 horas diarias, según lo establecido. 

Sobre el caso de que un trabajor lo obligaran a trabajar sábado y domingo para mantener el promedio de las 41 horas flexibles, o se eliminen las horas extras, Monckeberg explicó que "todas las normas respecto al descanso dominical, no se modifican ninguna, eso significa que los trabajadores que tienen descanso dominical no pueden trabajar el domingo, y aquellos que están exceptuados del descanso como el comercio, se mantiene exactamente igual y las horas extras, que están limitadas en su cantidad y que se pagan con un 50% de cargo, siguen exactamente igual, usted no va a poder trabajar más horas extras de las que se trabaja hoy día, y por ningún motivo usted puede permitir un recargo menor. Lo que ocurre si, es que manteniendo esa regla, la ventaja de la flexibilidad, es que ese trabajador va a poder pactar que la distribución de esa jornada no sea como hoy día, rígida, todos los días a la misma hora, en el mismo lugar, usted va a poder pactar que sea diferente, que la cambie en invierno, en verano, una semana más, una semana menos. Todo eso hoy día está prohibido por la rigidez", señaló.

X