Escucha ahora

ADN Hoy


Mauricio Álvarez e irregularidades en proyecto del Hospital de Buin: "Me siento un chivo expiatorio"

En entrevista exclusiva de ADN, el exjefe de presupuesto de la división de inversiones del Minsal detalló las amenazas en su contra y explicó la trama del fraude investigado.

"Doy esta entrevista por la presión de la familia y por la necesidad de decir la verdad". Así comenzó la primera conversación con un medio de comunicación Mauricio Álvarez, exjefe de presupuesto de la división de inversiones del Ministerio de Salud, quien fue amenazado con un arma de fuego por las contrataciones irregulares de 19 profesionales en el proyecto del Hospital de Buin y Paine.

Una conversación en la que el propio Álvarez relató en detalle cómo ocurrieron los hechos, asegurando que Marcos Pozo Reyes y Pía González González son los responsables del fraude al Fisco que denunció en octubre del año pasado.

Mauricio Álvarez detalló que conoció a Marcos Pozo a raíz que él y su pareja llegaron a "tomarse" una parcela vecina donde él vivía. El propio Pozo se ofreció para realizar un cierre perimetral del lugar y, desde entonces, tanto Pozo como González comenzaron una relación cercana con la familia de Álvarez.

Fue la arquitecta Pía González, según relata, quien le pidió que la recomendara para encontrar una fuente laboral, por lo que Álvarez entregó su contacto al jefe del proyecto del Hospital de Buin y Paine, Francisco Márquez.

"Justo, en el proyecto hospital San Luis de Buin, se dio la instancia de comentarle que conocía a un arquitecto (...)´Si te sirve bien y si no, bien también´. No había ningún compromiso de por medio", reveló en entrevista con ADN.

Según Mauricio Álvarez, la amenaza con arma de fuego en su contra se gesta debido a que el 10 de octubre del 2018 llegó la inspección del trabajo a su hogar preguntando por el encargado de la obra, el cierre perimetral que se desarrollaba en el lugar.

Álvarez le pidió explicaciones a Pozo y éste le habría respondido que, por las molestias, lo podía retribuir de manera económica. "Los profesionales que ingresó Pía y que ingresé yo, que son en su mayoría amigos míos, les cobramos un porcentaje por poder participar en el desarrollo de este proyecto".

A raíz de esta confesión, el propio Álvarez le advierte que lo denunciará y al día siguiente se produce la amenaza con arma de fuego fuera de su hogar y en presencia de su esposa e hijos.

Tras realizar la denuncia en la PDI y también en la Fiscalía -tanto por la amenaza con arma de fuego como por el eventual fraude al Fisco-, recibió una serie de llamados y mensajes desde el Minsal. Uno de esos mensajes vía Whatsapp del jefe de gabinete del ministro de Salud, Pablo Pizarro, quien le advierte que deberá ser trasladado a un servicio de Salud del sur a raíz de esta indagatoria.

Finalmente, tres semanas duró en la repartición y luego fue desvinculado, a su gusto, sin justificación alguna. Razón por la que interpuso un recurso de protección por el despido arbitrario.

X