Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Periodista del caso Snowden acusó a la policía británica de acoso

Glenn Greenwald afirmó que tras la detención de su pareja en Heathrow revelará nuevos secretos "de forma más agresiva y con un espíritu todavía más incentivado".

Periodista del caso Snowden acusó a la policía británica de acoso
El Parlamento británico exigirá a la policía que aclare y justifique la retención durante nueve horas del compañero del periodista británico del diario The Guardian Glenn Greenwald, quien divulgó la información filtrada por el analista de inteligencia Edward Snowden, que mostraba los abusos del espionaje masivo de los servicios secretos estadounidenses.

Los agentes del aeropuerto londinense de Heathrow recurrieron a la legislación antiterrorista para detener e interrogar el domingo 18 de agosto a David Miranda, a quien le confiscaron todos sus aparatos tecnológicos y finalmente ponerlo en libertad sin mediar explicaciones.
 
Greenwald acusó al Gobierno británico de "intimidación y acoso". Desde Brasil, relató a la BBC que a Miranda “no le formularon ni una sola pregunta sobre terrorismo ni nada relacionado con cualquier organización terrorista. Pasaron todo el tiempo inquiriéndole sobre los reportajes que yo y otros periodistas del Guardian estamos escribiendo sobre la NSA".

El periodista, que afirmó tener miles de documentos secretos todavía no divulgados, aprovechó de realizar un anuncio: "Han conseguido el efecto exactamente contrario al que perseguían, porque voy a informar de forma más agresiva y con un espíritu todavía más incentivado".

Miranda, un brasileño de 28 años que convive con Greenwald en Río de Janeiro, regresaba a su país tras una estancia en Berlín cuando los funcionarios de Heathrow le informaron de su detención al amparo del artículo de la ley antiterrorista de 2000, una norma que sólo se aplica en aeropuertos, puertos y zonas fronterizas, y que permite retener y someter a interrogatorio al individuo durante un máximo de nueve horas.
 
El 97 por ciento de las veces que se aplica esta norma duran menos de 60 minutos, pero en el caso de Miranda la Policía Metropolitana recién lo liberó tras las nueve horas, aunque retuvo su teléfono móvil, ordenador portátil y pendrives.

Los directivos del The Guardian exigieron "una aclaración urgente" sobre lo que percibieron como un abuso contra la pareja de uno de sus periodistas, el primero que contactó a Snowden y autor de una serie de reportajes que destaparon los programas de espionaje y prácticas irregulares de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA).
 
El Gobierno del conservador David Cameron se limitó a emitir un comunicado en el que sostiene que la aplicación de la ley antiterrorista compete a la discreción de la policía.

El presidente del comité parlamentario que trata estos asuntos, el laborista Keith Kravitz, consideró "que es correcto que los servicios de seguridad interroguen a aquellas personas que consideran sospechosas, pero lo que resulta extraordinario es que (los agentes) supieran que se trata de la pareja del periodista Glenn Greenwald".
X