Escucha ahora

Trasnoche ADN


Las protestas siguen controlando Quito y el gobierno ecuatoriano evalúa mediación de Naciones Unidas

Los organizadores de las manifestaciones piden la renuncia del mandatario Lenín Moreno, quien sigue en Guayaquil.

Las protestas siguen controlando Quito y el gobierno ecuatoriano evalúa mediación de Naciones Unidas

Protestas en Ecuador. Foto: Getty Images

El mandatario Lenín Moreno sigue en una sede eventual del gobierno en Guayaquil, mientras las protestas continuaron su presión al ejecutivo en la capital Quito. Las organizaciones indígenas, estudiantiles y sociales desarrollaron una huelga general en la principal ciudad de Ecuador, exigiendo la renuncia del presidente por un paquete de medidas económicas que acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El paquete de medidas incluye, entre las seis económicas y las trece propuestas de reforma laboral, la cancelación de los subsidios a los combustibles (elevando en más de 100% sus valores), la rebaja del salario en contratos temporales del estado y el recorte de las vacaciones para los empleados públicos en 50%. Para ello el FMI prometió créditos a Ecuador por 4.200 millones de dólares.

Las protestas cumplieron una semana y su fuerza se mantiene, aunque Moreno desplegó a efectivos del ejército, estableció el estado de excepción e incluso decretó toque de queda en las cercanías de los edificios gubernamentales. Este miércoles los manifestantes se concentraron en el Parque del Arbolito de Quito y desfilaron por las calles hacia el Palacio de Carondelet, la vacía sede presidencial.

La petición inicial de los manifestantes es la renuncia de Moreno y la vuelta atrás de las medidas auspiciadas por el FMI, algo difícil de concretar porque el gobierno ya recibió US$ 900 millones del fondo. "Estas medidas son injustas. Yo por mi lado quisiera dialogar con todo el pueblo, pero el señor Lenín Moreno se esconde, se va a Guayaquil", explica a El País un agricultor ecuatoriano de 40 años que llegó hasta la capital.

Durante la jornada el presidente de Ecuador anunció su regreso a Quito con compañía de la ministra de gobierno María Paula Romo y del titular de defensa, Oswaldo Jarrín. El martes el mandatario, quien fue electo por una alianza de izquierda y que meses después abrazó ideas liberales y de centroderecha, se mostró dispuesto al diálogo con la mediación de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Ecuador mantiene suspendidas las clases y el envío de petróleo por su principal ducto ante las protestas. Por ello el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Jaime Vargas, prometió mantener el pulso con el gobierno hasta que ceda. La organización también decretó un estado de excepción en sus territorios en respuesta a las autoridades, a las que acusó de "brutalidad y falta de conciencia".

X