Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Israel destruye con explosivos y excavadoras viviendas palestinas en un barrio de Jerusalén Este

La demolición afecta a una zona de tierras que pertenecen a la Autoridad Palestina.

Israel destruye con explosivos y excavadoras viviendas palestinas en un barrio de Jerusalén Este

Israel destruye viviendas. Foto: Getty Images

Más de 900 soldados y policías de fronteras de las fuerzas de Israel se desplegaron en el barrio de Sur Baher de Jerusalén Este, para desarrollar una operación que desalojó a personas de sus hogares. En tierras que le pertenecen a la Autoridad Palestina destruyeron con explosivos y excavadoras 70 viviendas.

"Me costó 1,2 millones de shequels (300.000 euros) y el trabajo de 10 años, pero sobre todo me han quitado el sueño de mi vida. Ahora tendré que pagar además el costo de la demolición. Es la ley de Israel", explica el camionero de 42 años, Ismail Obeidi, en medio de sus lágrimas al periódico El País.

Las excavadoras botaron su casa, donde vivía con su mujer y seis hijos, en una ladera próxima a la barrera de separación construida por Israel, que en Wadi Humus es una doble valla en los flancos de una carretera. Junto a los escombros colocaron cargas explosivas en una torre inacabada de 10 pisos de altura.

Las demoliciones de la barriada palestina afectaron a 13 edificios en total, que incluyeron 70 viviendas en distinto estado de construcción. La policía desahució a 17 personas, entre ellos 11 menores de edad, así como a una docena de activistas que les acompañaron en una acción de solidaridad no violenta.

Se trata de una de las mayores operaciones de derribo de construcciones palestinas desde el inicio de la ocupación en 1967. Israel declaró la zona bajo su jurisdicción militar y bloquearon con retenes de agentes y soldados todos los accesos para impedir la presencia de la prensa y de los observadores internacionales.

En Wadi Humus el español Iván Rivera permaneció con la familia Obeidi hasta su expulsión. "Los policías de fronteras irrumpieron sobre las cuatro de la madrugada y expulsaron a los vecinos. Varios activistas nos habíamos encadenado, pero rompieron los eslabones y nos echaron. A mí me dieron un culatazo en la cara", aseguró.

X