Escucha ahora

Trasnoche ADN


Exnuncio acusa al Papa de encubrir abusos sexuales en EE.UU. y de proteger a Ezzati y Errázuriz

Carlo Maria Viganó, exrepresentante del Vaticano en Washington, pidió la renuncia de Francisco.

Exnuncio acusa al Papa de encubrir abusos sexuales en EE.UU. y de proteger a Ezzati y Errázuriz

El Papa Francisco. Foto: Getty Images

El arzobispo Carlo Maria Viganò, exnuncio en Washington entre 2011 y 2016, acusó al papa Francisco de encubrir casos de abusos sexuales en Estados Unidos y proteger a los cardenales chilenos Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzatti.

En una carta de 11 páginas, Viganò, de corte conservador, pidió la dimisión de Francisco.

De acuerdo con el documento, publicado cuando Bergoglio visitaba Irlanda, el Vaticano sabía hace 18 años que el cardenal estadounidense Theodore McCarrick abusaba de seminaristas, pero de igual manera fue ascendido.

"Un secreto a voces en el seminario que el arzobispo (McCarrick) ‘compartía su cama con seminaristas’ e invitaba a cinco cada vez para que pasaran con él el fin de semana en su casa en la playa", denuncia.

Carlo Vigano asegura que denunció los abusos de McCarrick, los que describió como “tan graves y abominables que provocaban en el lector desconcierto, repugnancia, profunda pena y amargura”. Benedicto XVI, al enterarse de los hechos, impuso sanciones canónicas que incluían el apartarse de la vida pública.

  Theodore McCarrick

Sin embargo, dice el exnuncio, al asumir Francisco, en junio de 2013, solicitó a una reunión con él y le preguntó: "¿Cómo es el cardenal McCarrick?”. Vigano contestó: “No sé si usted conoce al cardenal McCarrick, pero si le pregunta a la Congregación para los Obispos, hay un dossier así de grande sobre él. Ha corrompido a generaciones de seminaristas y sacerdotes, y el Papa Benedicto le ha impuesto retirarse a una vida de oración y penitencia”.

Pero el papa, dice la carta, "no hizo el más mínimo comentario a mis graves palabras y su rostro no mostró ninguna expresión de sorpresa, como si ya conociera la situación desde hace tiempo".

"Francisco hizo de él su fiel consejero (…). Sólo cuando ha sido obligado por la denuncia de un menor, y siempre en función del aplauso de los medios de comunicación, ha tomado las medidas para así salvaguardar su imagen mediática”, apuntó el arzobispo.

Carlo Maria Viganò también mencionó a Chile en la carta. "El papa defiende a ultranza a su hombre, el cardenal (hondureño Oscar) Rodríguez Maradiaga, como había hecho en Chile con el obispo Juan Barros, que él mismo había nombrado obispo de Osorno, en contra de la opinión de los obispos chilenos”. Y añade: “cuando se vio obligado debido al clamor de los medios de comunicación y a la revuelta de las víctimas y los fieles chilenos, reconoció su error y pidió perdón, aunque afirmando que había sido mal informado, provocando así una situación desastrosa en la Iglesia del país, pero protegiendo aún a dos cardenales chilenos, Errázuriz y Ezzati".

X