Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


El telescopio espacial Hubble descubrió agua en la atmósfera de un planeta extrasolar habitable

Se trata de un planeta cerca de ocho veces la masa de la Tierra y ubicado en la constelación de Leo.

El telescopio espacial Hubble descubrió agua en la atmósfera de un planeta extrasolar habitable

Planeta K2-18B. Foto: ESA/Hubble

Un gran descubrimiento se realizó gracias al telescopio espacial Hubble. Un equipo de astrónomos de la University College de Londres del Reino Unido descubrió la presencia de agua en la atmósfera de K2-18B. Se trata de un planeta más grande que la Tierra y que orbita una estrella enana roja a 111 años luz de distancia, en la constelación de Leo.

La Revista Nature publicó el hallazgo -del equipo liderado por Angelos Tsiaras- de la señal que detecta la presencia del agua en el planeta ubicado en lo que se conoce como la zona habitable, la distancia en la que puede permanecer en estado líquido. K2-18B tiene cerca de ocho veces la masa de la Tierra y 2,3 veces su radio.

El planeta orbita una estrella enana roja, el más abundante en el universo, que pueden albergar mundos con vida, pero son distintas al Sol. Informa El País que sin una masa suficiente para consumir su energía nuclear de forma estable, cada cierto tiempo lanza llamaradas que se creía que arrasarían las atmósferas de planetas como K2-18B.

El experto en planetas extrasolares del Instituto Astrofísico de Canarias, Enric Pallé, manifestó que "es la primera vez que se detecta agua en un planeta de tamaño tan pequeño (...) que se haya encontrado agua en la atmósfera de este planeta significa que muchos de los planetas que orbitan esas estrellas podrían tener atmósfera".

Las enanas rojas emiten menos calor que el Sol y para que un planeta en su órbita reciba suficiente energía para mantener líquida su agua, debe estar muy próximo. Esto provoca que, como le sucede a la Luna con la Tierra y a Mercurio con el Sol, su órbita quede fija y siempre enfrente a la estrella con la misma cara.

En un planeta como K2-18B es previsible que el hemisferio que siempre está expuesto a la estrella permanezca abrasado y el que queda a la sombra congelado. Pero es posible que el nuevo planeta no sea algo que se pueda considerar una supertierra y se parezca más a un minineptuno, que son el tipo de planetas extrasolares más comunes.

X