Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


El gobierno de Japón estudia verter al océano Pacífico el agua contaminada por Fukushima

La empresa Tepco, que administra la central nuclear, asegura que los tanques que almacenan el líquido estarán llenos para 2022.

El gobierno de Japón estudia verter al océano Pacífico el agua contaminada por Fukushima

Central de Fukushima. Foto: Getty Images

La empresa privada Tepco, que es propietaria de la central de Fukushima, asegura que para 2022 se quedará sin espacio para almacenar el agua contaminada de la planta en el accidente nuclear de 2011. El gobierno de Japón anunció que no les queda más opción que lanzar al océano Pacífico el líquido contaminado. El ministro de medio ambiente Yoshiaki Harada sostuvo que no existe más opción que "tirar al mar y diluirla".

El plan generó el rechazo de los pescadores y la preocupación de los países vecinos. Informa El País que el 11 de marzo de 2011 un terremoto y un tsunami causaron una de las peores crisis nucleares de la historia: el sistema eléctrico de Fukushima Daiichi se desactivó; tres de seis reactores sufrieron fusiones y uno se dañó por las explosiones de hidrógeno. Más de 160.000 personas se vieron obligadas a evacuar la zona.

Tepco lleva almacenados unos mil tanques con más de un millón de toneladas de agua contaminada, que es mezcla de la del subsuelo con la de las tuberías de refrigeración que enfrían los reactores. La compañía estima que en tres años se quedará sin espacio. Un grupo de expertos presentará un informe sobre las opciones para tratar el agua al gobierno japonés. Tokio se encargará de la decisión definitiva.

"La única opción será echar (el agua) al mar y diluirla", dijo Harada ante la prensa. "El gobierno en pleno lo va a debatir, pero me gustaría ofrecer mi simple opinión", agregó el ministro. En las instalaciones de Tepco, en los sótanos de los edificios de los reactores se filtraron 500 toneladas de agua subterránea. La construcción de un muro de tierra congelada desvía el agua subterránea hacia el mar.

El tratamiento para limpiar los residuos radiactivos no permite eliminar el tritio, un isótopo de hidrógeno. El vocero del gobierno japonés, Yoshihide Suga, aclaró que los dichos de Harada eran una opinión personal y que aún no tomaron una decisión. Informa The Japan Times que tras una cita diplomática con embajadores extranjeros, funcionarios nipones precisaron que no existe un calendario para elegir una opción.

Las asociaciones de pescadores criticaron al ministro y recordaron que tras la catástrofe se detectaron niveles altos de radiación en peces capturados en la zona. La opción de verter agua contaminada alarma a vecinos como Corea del Sur, que ya mantiene disputas con Japón. El organismo nipón regulador de la energía nuclear ya dio su venia para realizar vertidos al mar y su titular Toyoshi Fuketa comentó que "estamos entrando en una etapa en la que no serán tolerables más retrasos a la hora de decidir".

X