Escucha ahora

Pauta B


El ébola no logra ser controlado en la República Democrática del Congo acumulando 1.161 muertos

Las muertes comunitarias elevan al 66% la tasa de letalidad, un registro que la ubica como la peor epidemia de la historia.

El ébola no logra ser controlado en la República Democrática del Congo acumulando 1.161 muertos

Epidemia de ébola. Foto: Getty Images

Sin control avanza la epidemia de ébola que sufre el noreste de la República Democrática del Congo, ante unas autoridades que no consiguen frenarla. Por día fallecen unas veinte persona y la cifra acumula 1.760 personas contagiadas y 1.161 muertas. Los expertos estiman que el virus llegará a algún país vecino y las alarmas están sobre Uganda. En la zona se acumulan la inseguridad -donde existen grupos armados- y la desconfianza de la población hacia la vacunación y el tratamiento.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, cuyo director de Sanidad, Emanuele Capobianco, recalcó a Europa Press que "la comunidad internacional no puede permitir que el ébola arraigue en Kivu Norte e Ituri ni se puede permitir que se expanda a zonas urbanas donde sería mucho más difícil de controlar, ni que se extienda a través de las fronteras". Unos 1.500 voluntarios de Cruz Roja se encargan de los entierros seguros, un eje de la lucha contra la enfermedad.

La mitad de los fallecimientos afectan a quienes no están ingresados en centros de tratamiento, lo que implica riesgo de contagio y una cadena de transmisión. Las muertes comunitarias elevan al 66% la tasa de letalidad, un registro que la ubica como la peor epidemia histórica. Los ataques a personal sanitario llevaron a que Médicos sin Fronteras suspendiera temporalmente sus actividades. La OMS aseguró que la campaña de vacunación y la respuesta inicial fueron suficientes en ciertas localidades.

"Ven Kinshasa como algo muy lejano", aseguró el jefe de emergencias de la OMS, Mike Ryan, agregando que en muchas ocasiones "no son las familias las que rechazan, sino otros elementos de la comunidad, que se han organizado para responder ante los extranjeros, ya sea el gobierno o las ONG". Informa El País que el lunes se produjo el último ataque contra un centro de tratamiento en Katwa, sin daños materiales. El portavoz de la OMS reiteró que es necesaria una implicación de toda la sociedad.

X