Escucha ahora

Los Tenores de la tarde


Astrónomos detectan señal de radio entre dos cúmulos de galaxias que colisionarán

Se trata de la conexión cósmica de este tipo más grande que jamás se haya observado y no existe explicación de cómo pudo ocurrir.

Astrónomos detectan señal de radio entre dos cúmulos de galaxias que colisionarán

Cúmulos de galaxias. Foto: DSS

Unas insólitas emisiones de radio entre dos cúmulos de galaxia que van a chocar fueron detectadas por un equipos de astrónomos europeos. Se trata de la conexión cósmica de este tipo más grande que jamás se observara en la historia y no existe una explicación directa de cómo existe algo así. El satélite Planck descubrió en 2013 y 2016 los indicios de una corriente de partículas que viajan a lo largo de 10 millones de años luz y conecta los cúmulos de galaxias Abell 0399 y Abell 0401.

Se trata de un vínculo entre las estructuras más grandes que existen en el universo sostenidas por la gravedad, que incluyen miles de galaxias y se forman en la intersección de estructuras llamadas filamentos, las que forman una especie de red cósmica. Un equipo coordinado por las astrónoma Federica Govoni del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia, observó los cúmulos con el radiotelescopio LOFAR, que reúne antenas en varios países europeos y es de los más sensibles en frecuencias bajas.

Los resultados publicados en Science confirman que las emisiones de radio se desarrollan ante la presencia de electrones que viajan casi a la velocidad de la luz por un campo magnético que conecta los cúmulos. "Normalmente vemos estas emisiones entre galaxias individuales o dentro de un cúmulo concreto, pero nunca se había visto una emisión entre dos cúmulos", explica Govoni. Los cúmulos Abell están a 1.000 millones de años luz de la Tierra y cada uno tiene una masa billones de veces mayor que el Sol.

Estos cúmulos de galaxias viajan en una trayectoria de colisión frontal a 1.000 kilómetros por segundo. El fenómeno observado se conoce como radiación de sincrotrón y ocurre cuando partículas energéticas se mueven en un campo magnético. Informa El País que lo que complica explicar las señales de radio es que un electrón solamente podría recorrer el 3% de la distancia que separa a los Abell. La astrofísica bautizó el descubrimiento como una "aurora cósmica" por su similitud con las auroras terrestres.

"Estas ondas de choque son similares a las que producen las bombas nucleares o las estrellas que explotan en supernovas", explica el coautor Matteo Murgia. La simulación muestra que los electrones viajarían de forma caótica en el campo magnético. Sobre un eventual origen fabricado de la señal, el astrónomo considera que "sería imposible para cualquier inteligencia inyectar partículas con tal energía que fueran capaces de recorrer 100 veces la distancia que hay de un extremo al otro de la Vía Láctea".

X