Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Secretario del Tesoro de EE.UU. se contactó con grandes banqueros para llamar a la calma

Tras el desplome de Wall Street, Steven Mnuchin trata de reafirmar la solidez de la economía ante los inversores.

Secretario del Tesoro de EE.UU. se contactó con grandes banqueros para llamar a la calma

Steven Mnuchin y Donald Trump. Foto:

El desplome de Wall Street está poniendo muy nervioso a Donald Trump, cuya ansiedad llegó hasta el punto de que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, entró en contacto durante el fin de semana y desde sus vacaciones en México con los principales ejecutivos de los grandes bancos de Estados Unidos para tratar de contener la negatividad que ha lastrado a los principales índices en las últimas sesiones. La Bolsa estadounidense cerró el viernes su peor semana desde la Gran Crisis de hace una década atrás.

"Todos confirmaron que hay amplia liquidez disponible para prestar a los mercados de consumidores y empresas", afirma el responsable de la cartera del Tesoro en una nota de prensa. Mnuchin ha hablado, en concreto con Jamie Dimon, consejero delegado de JPMorgan Chase; Brian Moynihan, de Bank of America; Michael Corbat, de Citigroup; Tim Sloan, de Wells Fargo; David Solomon, de Goldman Sachs; y Jamie Gorman, de Morgan Stanley. La plana mayor de las finanzas estadounidenses.

Coincidieron, según Mnuchin, en que la economía crece con "solidez". El objetivo de esta maniobra es animar a los inversores en la recta final de año tras la fuerte corrección de las últimas semanas. El S&P 500 ha visto evaporarse el 18% de su valor desde el máximo anual y el Nasdaq está ya en la zona de mercado bajista.

El presidente atribuye esta tensión al alza de tipos de interés. En plena furia, Steven Mnuchin tuvo que salir también a la palestra este sábado para desmentir que Trump se esté planteando despedir a Jerome Powell al frente de la Reserva Federal (el banco central estadounidense), como se había especulado en los últimos días. El republicano llegó a decir incluso que la Fed estaba “loca” y horas antes de empezar su última reunión, el martes y miércoles de la semana pasada, pidió expresamente que se fijara en el “sentimiento” del mercado.

El mensaje de confianza que trata de mandar Mnuchin entra en contradicción con la retórica del presidente. Powell justificó la retirada de los estímulos como una necesidad para evitar un recalentamiento de la economía que obligue a ser más agresivos en el proceso de normalización. La Fed admite, en cualquier caso, que hay "corrientes contrapuestas" que le invitan a estar vigilante y por eso que actuará en base a los datos, no por presión política.


 

X