Escucha ahora

Los Tenores de la tarde


La baja económica afecta el consumo de los brasileros

Las familias comienzan a recortar su gasto y pasan a adquirir productos más económicos para ahorrar.

La baja económica afecta el consumo de los brasileros

Pobreza en Brasil. Foto: Getty Images

A la contracción del Producto Interno Bruto en el primer trimestre en 0,2% se suman una reducción de 1,7 % en mayo de la intención de consumo de las familias, el estancamiento de las ventas, la eliminación de 101 000 puestos de trabajo en el sector detallista y una nueva reducción de la estimación de crecimiento de las instituciones financieras al 1,23%. Se trata de un escenario complejo para las y los brasileros en 2019.

"Con el estancamiento económico, la clase media tiene poco dinero, la gente tiene que ahorrar", comenta Matos, el dueño de una peluquería canina, localizada del centro de Sao Paulo. "Todo el mundo está recortando gastos y lo primero que eliminan son las salidas y las comidas fuera", asegura Valter Luiz Sanchez, el gerente de un bar en el barrio paulista de Vila Mariana. El milagro del gobierno de Jair Bolsonaro no aparece.

La Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC) informa a El País que en Sao Paulo, la capital económica y financiera de Brasil, al menos 39 tiendas cerraron entre enero y marzo. "Hay un desempleo que crece más de lo esperado este año y una inflación también más alta y contaminada principalmente por el aumento del precio de los alimentos", explica el economista Fabio Bentes.

Los productos de marcas blancas -pinturas Leroy Merlin, alimentos Qualitá y Taeq, por ejemplo- se venden 20% más baratos que su competencia y ocupan más espacio en las compra, farmacias y tiendas de materiales de construcción. "Son bienes cuyo consumo empieza a crecer en momentos de inseguridad política y económica", dice Neide Montesano, titular de la Asociación Brasileña de Marcas Propias y Tercerización.

X