Escucha ahora

ADN Hoy


Alzas en precio de energía corresponden a pago de deuda de gobierno anterior y sequías pasadas

El director ejecutivo de la Asociación de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo, explicó la razón de las alzas y la proyección de los precios a futuro.

Alzas en precio de energía corresponden a pago de deuda de gobierno anterior y sequías pasadas

Agencia UNO

El pasado 21 de mayo, la Presidenta Michelle Bachelet anunció medidas para que ninguna ciudad o pueblo del país pague más del 10% del promedio nacional de cuentas de energía, así como la unificación de los sistemas de trasmisión energética y la rebaja en los precios para las poblaciones que cuenten con termoeléctricas o hidroeléctricas. Sin embargo, las cuentas de luz han aumentado. Rodrigo Castillo, director ejecutivo de la Asociación de Empresas Eléctricas, explicó que esta situación se debe en parte a las gestiones del gobierno anterior.

“Cada tres meses corresponde dictar un decreto tarifario que establece las actualizaciones de tarifa. Cuando se hacen en el tiempo que corresponde, las diferencias al alza son relativamente pequeñas. En la administración anterior, por motivos que desconozco, correspondía actualizar las tarifas y no se actualizaron, por lo que en los primeros meses de este gobierno se hicieron y se tramitaron los decretos correspondientes y estamos viendo dos fenómenos paralelos: las alzas de tarifas por contratos del pasado y la deuda acumulada”, explicó Castillo.

Esto significa que tanto el reajuste como las alzas en los precios de contrato, producto de las sequías, impactan en la cuenta actual de la luz. Rodrigo Castillo explicó que las medidas anunciadas el 21 de mayo tendrán impacto en el largo plazo, una vez que se termine de pagar lo adeudado y se ingresen los proyectos de ley correspondientes.

En cuanto al efecto de las sequías, Castillo comentó que estas no tienen un impacto inmediato, puesto que los contratos de compra de energía se hacen en un plazo de entre 5 y 20 años. Por esta razón, las alzas producto de sequías que se ven ahora, corresponden a fenómenos anteriores. Al mismo tiempo aseguró que se están realizando los esfuerzos para llegar a contratos más baratos.

Por otro lado, se le cuestionó sobre la mantención del horario de invierno y su impacto en la eficiencia energética. Rodrigo Castillo aseguró que este no tiene ningún impacto en las cuentas de energía, puesto que se ha comprobado mediante estudios que esta política no afecta directamente en el aumento o disminución del consumo energético.

“Los estudios no mostraron efectos significativo, no tiene sentido cambiar de hora por motivos energéticos. Entiendo que el motivo por el que se escoge el horario de verano, es porque los chilenos prefieren el horario de verano, por ejemplo. No hay elementos objetivos para uno u otros pero si elementos subjetivos, que son las preferencias de la población”, finalizó Castillo.
X