Escucha ahora

La Prueba de ADN


Publicidad

Vladimiro Mimica relató cómo conoció al mejor lateral derecho en la historia de Chile

El exrelator también se confesó admirador de Atilio "Chico" Cremaschi.

Vladimiro Mimica relató cómo conoció al mejor lateral derecho en la historia de Chile

Vladimiro Mimica. Foto: ADN

El exrelator Vladimiro Mimica narró cómo conoció a Mario Galindo, quien junto a Luis "Fifo" Eyzaguirre (mundialista del '62), es considerado el mejor lateral derecho de la historia

"En la misma cancha en el mismo barrio donde yo jugaba, va un chico con buzo y zapatillas, de esas de gimnasia, blancas, muy modesto, con el pelito que le caía casi hasta la nariz y le tapaba los ojos. Tendría unos 8 años, era un crack, un crack. Su nombre: Mario Galindo", relató en El Ciudadano ADN.


 

Junto con el talentoso futbolista que fue convocado para defender a Chile en los mundiales de Alemania '74 y España '82 por el "Zorro" Álamos y Luis Santibáñez, respectivamente, Mimica también reconoció su admiración por otro deportista puntarenense.

"Siempre soñé yo con el gran escenario. Al comienzo pensaba yo que podía ser futbolista y mi gran ídolo era Atilio Cremaschi, por razones obvias", contó sobre una de las figuras convocadas por el húngaro Francisco Platko para Brasil '50.

Agregó que el puntero "era puntarenense como yo, crack, fantástico, maravilloso, goleador del Mundial del '50. Los niños jugábamos a ser Cremaschi, yo jugaba a ser Cremaschi".


 

El exalcalde de Punta Arenas también se consideró "un ciudadano raro" por su regreso a su ciudad natal y eventual abandono de la capital.

Esto por ser un "provinciano que quiere y se va agradecido de Santiago. Generalmente, los afuerinos, los que estamos lejos hablamos de Santiago una ciudad fría, impersonal, y yo no", reconoció.

Añadió quie "me voy profundamente agradecido, estuve 47 años en esta ciudad, muchísimo más de lo que he vivido en Punta Arenas, pero en Punta Arenas están mis raíces, no he roto nunca el cordón umbilical".

También relató tristemente lo que significó despedir a su hija Tania en diciembre del 2015 debido a una prolongada enfermedad, y manifestó que "despedir un hijo es una cosa terrible".

"Mi fe tambaleó. Yo soy católico, pero mi fe tambaleó, y se lo dije al cura, porque creo que es injusto porque uno busca la razón del por qué", sostuvo. 

X