Escucha ahora

Ciudadano ADN


Publicidad

Futbolista denunció abusos sexuales de un técnico del Santos

Un jugador de 19 años asegura que el coordinador de las divisiones menores le otorgó un cupo a cambio de abusar de su cuerpo a los 11 años.

Futbolista denunció abusos sexuales de un técnico del Santos

Santos Futebol Clube. Foto: Getty Images

Soñaba con seguir a Paulo Henrique Ganso y Neymar Junior, por eso dejó Marabá (Paraná) a los 10 años para irse a Sao Paulo. No lo pudo lograr en la cancha, pero ahora ganó figuración mediática luego de que denunciara ante la policía que sufrió abusos sexuales de parte de Ricardo Marco Crivelli (Lica), el coordinador de las divisiones menores del Santos Futebol Clube. El hombre lo niega, pero se abrió una investigación.

Se trata de Ruan Pétrick Aguiar de Carvalho, quien conoció a Crivelli en 2010, cuando tenía 11 años. Estaba sin club, luego de no tener suerte en la Associação Atlética Portuguesa. Lica ya trabajaba en Santos, luego de pasar por Portuguesa y Sao Paulo, con el objetivo de encontrar futuras estrellas, como antes lo hizo con Gabriel Barbosa (Benfica-Santos), Alex Sandro (Juventus) y Danilo (Manchester City).

El joven de 19 años declaró ante la policía que una noche Lica comenzó a acariciar su cuerpo y le practicó sexo oral. "El tipo me prometió que me llevaría para jugar en el Santos. Y tras algunas semanas, me llamaron para entrar en el club", cuenta Ruan a El País. Ahí permaneció durante un año y medio, donde convivió con las burlas de sus compañeros, que se burlaban de su cercanía con el técnico.


Ruan Pétrick Aguiar de Carvalho

Ruan relata que un día Lica lo invitó a dormir en su apartamento y lo rechazó. Desde ahí no tuvo más oportunidades y lo liberaron. "Mi sueño era jugar en el Santos. Y todo acabó de esa manera", explica. El menor fue presentado a Lica por Ronildo Borges de Souza (Batata), un ojeador con quien vivió una temporada. Ruan dice que fue acosado por Borges, detenido hace dos años en una casa donde albergaba 11 adolescentes, condenado por estafa, explotación sexual y creación de cárcel privada.

Después de salir del Santos, pasó por equipos más pequeños. Estuvo en clubes menores como el Red Bull y el Paraná, y hasta en el Suryoye Paderborn de la quinta división alemana. Su desempeño nunca despegó: "Por todo lo que pasé en los tiempos del Santos, quedé bastante agobiado. Solo quería olvidar y continuar jugando al fútbol, pero no lo conseguía. Los abusos que sufrí me trastornaron".

Volvió a su ciudad Marabá y todo empeoraba: "Hice un montón de tonterías. Embestí el coche de mi hermano, me metí en cosas equivocadas y bebía bastante. No era el rumbo que quería". Recurrió este 2018 a la ayuda de Luciano Pereira, un agente que conoció en São Paulo, quien le propuso regresar a Santos. "Mi alegría duró poco", dice Ruan, porque le contaron que Crivelli había asumido nuevamente la cantera santista.


José Carlos Peres

Ruan rechazó volver a Santos y confesó lo ocurrido. La denuncia sacudió al club y un grupo de socios quiere destituir al presidente José Carlos Peres, al descubrir que el dirigente es socio de Crivelli en una empresa de representación de futbolistas. Ruan dice que ganaba 1.000 reales al mes como jugador de la cantera, 700 pagados por el Santos y otros 300 por la sociedad Peres-Crivelli. El presidente negó haber hecho pagos.

Una semana después de la denuncia, Santos apartó del cargo al coordinador. El abogado de Crivelli, Adriano Vanni, rechaza las acusaciones: "Trabaja hace muchos años con chicos y nunca tuvo una mácula en su carrera. Confiamos en la investigación policial". Crivelli declarará ante la policía, que ya tiene el testimonio de otro juvenil que también asegura haber sido acosado por el técnico.


 Estadio Urbano Caldeira
X