Escucha ahora

Ciudadano ADN


Publicidad

Escucha Chile: Entre la exótica Georgia y la inclusión del VAR en el fútbol

Sin esconder sus ganas de viajar a Tbilisi, Juan Cristóbal Guarello nos entrega su visión sobre el polémico sistema de apoyo a los árbitros.

Escucha Chile: Entre la exótica Georgia y la inclusión del VAR en el fútbol

La Tbilisi de día. Imagen referencial. Foto: Getty Images

Desde Rusia, Juan Cristóbal Guarello

Partimos esta entrega con un pequeño fragmento, nada, una pincelada de una composición del georgiano Giya Kancheli.

Georgia está aquí al lado, al lado de Sochi donde me encuentro en este momento. La capital Tbilisi está a una hora en avión y la tentación es grande de subirse a ese avión e ir a esa ciudad, que es la capital de un país tan remoto y extraño, que parece exótico; que siempre se asocia a los monjes, a unas iglesias y monasterios escondidos en las montañas. Y también a la patria de Stalin y a Eduard Shevardnadze, que fue un hombre tan importante en la etapa final de la Unión Soviética y que después fue Presidente de Georgia.

Ahí se filmaban muchas películas. Georgia, uno de los centros fílmicos de la antigua URSS. Da la gana de subirse y conocer este país. Esta reflexión la hago a pito de nada.


Vista nocturna de Tbilisi

 

Todavía quedan repercusiones del VAR (Video de Asistencia Referil). Claro, en el partido de Alemania con Australia no se usó, pero sí las reflexiones continúan y me parece que en la FIFA lo están discutiendo: ¿Vale la pena cortar tanto el partido? ¿Es necesario? ¿No le quitará esencia, emoción?

La verdad es que esperar 30 segundos para gritar un gol o que un jugador anote y se quede mirando a ninguna parte. Porque no es el guardalínea el que decide, ni siquiera el árbitro. Decide gente que está afuera, en alguna parte, no se sabe dónde están, en un camión en un estacionamiento; y se queda esperando la nada o casi una luz divina, una mano que venga desde el Éter y les anuncie que el gol es válido o no.

Yo estoy en contra. Me gusta el fútbol con sus imperfecciones, porque de alguna manera es una metáfora de la vida. Que haya factor humano, un margen de error. Que de repente sean injustos contigo y tú también puedas ser injusto con el otro. Que de repente te hagan un gol offside y tú te indignes; pero de repente tú ganas porque el árbitro te ayudó o no dio un penal o anotaste un gol en posición adelantada o paraste una pelota con la mano. Eso es parte del fútbol, de la realidad.


El Video de Asistencia Referil (VAR) sigue en la polémica

 

Está bien poner un dispositivo en la línea del arco que determine con claridad si el gol entró o no; pero esto de querer controlar al máximo lo que ocurre en la cancha va a hacer que el fútbol pierda espontaneidad y esa riqueza que tiene y que nos gusta tanto.

Esa realidad, esa textura, ese sabor que tiene el fútbol, que está cimentado precisamente en que es algo humano, dinámico, fluido; es algo donde ocurren cosas impensadas. Mientras más lo controlen, mientras más elementos exógenos haya interviniendo sobre lo que ocure en la cancha, me parece que el fútbol se irá desnaturalizando y va a perder esa vibración, esa trepidación que lo hace tan popular y parte de la cultura de tantos países en el mundo.

Mañana, México contra Nueva Zelanda y Rusia contra Portugal. El día jueves viajo a San Petersburgo, ahí seguramente tendré bastante que contar. Hoy día no vamos a tener poesía, sólo un poco de música georgiana. Y nada, ya seguiremos hablando de esto.

X