Escucha ahora

Trasnoche ADN


Publicidad

Cristián Arcos y el racismo en el deporte: Siya Kolisi y Bernio Verhagen

El periodista dedicó su columna de esta semana a revisar dos casos que grafican la importancia de la integración racial en el deporte.

Cristián Arcos y el racismo en el deporte: Siya Kolisi y Bernio Verhagen

Siya Kolisi y Bernio Verhagen. Foto:

Cristián Arcos dedicó su columna deportiva de este lunes en Ciudadano ADN a revisar dos casos de integración racial, en el rugby sudafricano y en el fútbol chileno, con resultados dispares.

En el caso de Sudáfrica, que acaba de sumar su tercer Mundial de rugby tras vencer a Inglaterra, destacó un jugador de raza negra que ocupa, por primera vez en la historia de esa selección, el rol de capitán de su equipo.

Se trata de Siya Kolisi, de 28 años, 1.88 metros y 105 kilos, nació y creció "en la absoluta y extrema pobreza", además de tener papá, dos hermanos y abuelo rugbystas, según contó Arcos. Una carrera que desarrolló en un país en donde hasta 1995 no habían participado en mundiales de rugby, a causa de un boicot a su política de apartheid racial. Algo que cambió tras el ascenso al poder de Nelson Mandela, lo que fue narrado en el filme "Invictus", de Clint Eastwood. En ese entonces, Mandela "buscaba la integración social a partir de lo más popular que había en Sudáfrica".

Arcos también contó la historia de Bernio Verhagen, joven futbolista surinamés que estuvo 2 meses en Audax Italiano. "Cuando se fue hizo acusaciones bien severas" relativas a racismo, relató. "Que lo trataban de mono, de esclavo, de negro. Además, le robaron 500 dólares y 150 lucas en el camarín". Hechos que provocó una respuesta del club. "Dijeron que un club fundado por inmigrantes, mal podría aceptar racismo".

"Hay muchos casos acá en el futbol chileno", consignó Arcos, como el del venezolano Emilio Renteria, ex jugador del San Marcos de Arica, que "terminó llorando cuando hace un gol porque la barra rival le había hecho gestos y gritado de todo", o  Alexis Rolín de Universidad de Concepción, que acusó al árbitro Francisco Gilabert de haberle hecho comentarios racistas.

Por último, Arcos comentó que la nueva ministra del Deporte, Cecilia Pérez, confirmó que la final de la Copa Libertadores, entre River Plate y Flamingo, programada para el próximo 23 de septiembre, se jugará en Santiago pese a la crisis social que vive el país. "Yo todavía tengo mis serias dudas", afirmó el periodista, quien adelantó que "dicen que si no se juega acá, se juega en Paraguay, que es la sede que se elige siempre que pasa algo".

X