Escucha ahora

Mediodía en ADN


Publicidad

Cristián Arcos en el Ciudadano ADN: de Jorge "Loco" Castillo a Novak Djokovic

El tenor dedicó su columna de los lunes a recordar al recientemente fallecido exdirigente de Everton y a los mayores duelos de la historia del deporte.

Cristián Arcos en el Ciudadano ADN: de Jorge 'Loco' Castillo a Novak Djokovic

Novak Djokovic. Foto: Getty Images

En una nueva columna de los lunes en Ciudadano ADN, Cristián Arcos revisó la mítica figura de Jorge "Loco" Castillo, fallecido expresidente de Everton.

Un hombre que, tras ganar la Polla Gol e invertir su dinero en empresas de aseo en Viña y Quilpué, y el motel Cau-Cau, termina haciéndose cargo del club en los años 90 e intenta convertirlo en un fenómeno, con "ideas estrafalarias" como el pintado de paredes en Viña del Mar con los colores de la institución, la contratación de "jugadores bombásticos", como Daniel Morón y Marcelo Fracchia, el intento de traer al Pibe Valderrama a la "Noche Oro y Cielo" (plan que se vio empañado porque Led Zeppelin estaba tocando en el Sausalito), y hasta traer a Michael Jordan para fortalecer a la rama de básquetbol del club.

Incluso, despidió a su técnico Leonardo "Pollo" Véliz a través de una entrevista, de la que luego se desdijo diciendo que se trataba de "un actor que me imita", en una gestión de 35 días donde Everton subió su deuda de 50 a 450 millones de pesos.

Arcos recordó su triste final: "Su familia lo declaró interdicto, internado en la Clínica Betania, se separó dos veces, terminó con problemas de adicción, en los últimos tiempos vivía en situación de calle". En 2016 se lanza como candidato a concejal, obteniendo apenas 279 votos.

Y su tiro de gracia llegó cuando, en un partido de Everton, se mete a la cancha y se le aplica la Ley de Violencia en los Estadios, prohibiéndosele la entrada de forma definitiva. Apareció muerto el 11 de julio en un sitio eriazo, cuando ni siquiera alcanzaba a cumplir 60 años.

De algún modo, Castillo pasa a ser un mito al convertirse en una figura que "cumple el sueño de mucha gente, hacerse cargo del club de toda su vida", según Arcos.

El tenor escritor también revisó, a partir de la reciente final de Wimbledon entre Novak Djokovic y Roger Federer, ya instalada en los anales del deporte como la final más larga de la historia, a sus jugadores como "dos tipos que rompen todo tipo de récord", con 16 y 20 Grand Slam respectivamente.

Djokovic, serbio que "nace y crece en la guerra", es hijo de un jugador de tenis de mesa que destacó por la antigua Yugoslavia. Lo descubre la leyenda del tenis de ese país, Jelena Gencic, para quien lo consideró "el talento más grande que había visto después de Mónica Seles".

Entre otras curiosidades, Djokovic sufre alergia a la arcilla, lo que hace de cualquier paso por Roland Garros "algo terrible, se tiene que medicar", es celíaco, toma solo agua mineral tibia, no come nada con azúcar y tiene como cábala comer pasto de la cancha ante un triunfo.

Y además del tenis, es "un tipo muy simpático, muy relajado" que destaca por "sus imitaciones" a colegas como Rafael Nadal, María Sharapova, Guga Kuerten o el mismo Roger Federer.

Finalmente, Arcos recordó varias películas de rivalidades entre duplas deportistas como la reciente "Borg vs. McEnroe", además de "Rush", basada en los automovilistas Niki Lauda y James Hunt; "Ali" de Michael Mann; "La jugada maestra" sobre los ajedrecistas Bobby Fischer y Boris Spassky con la Guerra Fría como telón de fondo; o "Yo, Tonya" con la vida de la patinadora Tonya Harding y su ataque a Nancy Kerrigan.

X