Noticias

Psicóloga, frente al aumento de violencia de género y femicidios: “Si hay un compañero con cambios a nivel social, hay que preguntar qué pasa”

Ciudadano ADN conversó con la psicóloga Carolina Silva, quien entregó luces para enfrentar, desde la educación pero también desde la familia, casos de violencia de género y abuso sexual. La clave, Indicó, está en no dejar pasar tiempo y en hablar cuando sea necesario. “No debemos tener ese patrón antiguo del ‘no se meta, no es problema suyo’ porque podemos estar salvando la vida de alguien”, aseguró.

Por Ciudadano ADN
Martes 20 de Oct, 2020 - 22:15

Un estudio reciente, realizado por los ministerios de Educación y de la Mujer, junto a ONU Mujeres, dio a conocer las políticas de antiacoso sexual implementadas por universidades y centros de estudios técnicos en el país. En la encuesta se observó un claro avance respecto de 2017, cuando apenas seis universidades tenían protocolos para enfrentar el tema; hoy, en cambio, hay 41, sumando el 93% de las universidades y el 64% de institutos y CFT.

En tiempos de pandemia, siguen creciendo los casos de violencia de género y femicidios. Por eso, la recomendación pasa por “estar alerta a las indicaciones, y seguir esos protocolos cuando corresponda”, según expresó la psicóloga Carolina Silva, en conversación con Ciudadano ADN.

La educación, desde los colegios y desde los niños más pequeños, es fundamental para evitar estas situaciones. Por eso, desde el mundo adulto, debemos “fomentarles el autocuidado, y que los padres estén atentos a conversar siempre con ellos y preveer situaciones. Las situaciones de acoso sexual implica miedos, y muchas veces no se sabe qué hacer. Las víctimas tienden a restarle importancia porque su propia carrera estudiantil pueda verse afectada”, sentenció la experta.

¿Qué deben hacer los alumnos frente a una situación que observan en su centro de estudios? Lo importante, advirtió Silva, es tomar contacto con las personas adultas más cercanas. “Hablar, conversar y no esperar tiempo para develarla, porque los síntomas de salud mental van afectando, creando síntomas angustiosos y ansiosos hasta derivar en una depresión. Si vemos que hay un compañero con cambios notorios a nivel social, hay que preguntar qué pasa. Quizás el agresor está en el mismo círculo social”.

Leer también
Imagen post
Nacional

Decretan internación provisoria contra menor de edad acusado de femicidio frustrado

Imagen post
Policial

Mujer fue encontrada en estado grave en la vía pública en Recoleta: Su pareja fue detenida por femicidio frustrado

Imagen post
Nacional

Ministra de la Mujer y femicidio contra Carolina Fuentes: “Espero que la justicia actúe con celeridad y severidad”

Para las propias víctimas, igualmente, lo importante es el tiempo. “No hay que dejarlo pasar, y acudir a ayuda cuando corresponda”. La agresividad en una relación de pareja, aseguró la psicóloga, “nunca va a disminuir. Es un círculo, del que es muy difícil salir”. Pacientes de Silva vivieron pololeos adolescentes o incluso en la universidad, donde un agresor partió topando o empujando, pero “después la situación fue creciendo”. Por eso, insistió, “no hay que restarle importancia ni naturalizarlo. Si uno de ellos tiene conductas promiscuas o consumo de drogas o alcohol, hay que ver qué pasa, porque no es una conducta normal, pero no por eso hay que violentarlo o perderle el respeto. La otra persona es un otro y tenemos que cuidarla. Por algo estamos en pareja”.

La clave, para la psicóloga, está en la casa y las instituciones educacionales como instancias contenedoras. Frente a una eventual denuncia, los padres “tienen que tener esa información” sobre cómo hacerla. “Es bueno que el colegio la entregue, porque a veces no saben qué hacer. Tienen que educar a sus hijos para que sepan enfrentar esto en el colegio o la universidad”. Los psicólogos del colegio, en tanto, deben promover talleres y charlas para padres, que “son bastante ilustrativas y sirven como oportunidad para que muchos se decidan a denunciar, porque generan un acercamiento de la institución familiar y la institución educacional”.

Y cuando el proyecto de Ley de Educación Sexual Integral quedó archivado en el Congreso, Silva siente que es un grave retroceso. “Lo encuentro muy lamentable. Los derechos de los niños quedaron de lado. Hay que crear adultos sanos y no una persona a futuro que pueda generar daño. Lo que hagamos en la etapa educativa es lo más importante, y ahí hay mucho deber de parte del Gobierno”.

Los cambios que ha vivido la sociedad en el último tiempo han generado que a las temáticas de abuso sexual se les están dando “mucha más importancia que antes, cuando yo estudiaba”, según reflexionó la profesional. “Antes era muy poco lo que se veía. Ahora hay un bagaje mucho más amplio de información teórica, práctica y de procedimientos legales, y eso hace que los psicólogos que están saliendo de la universidad tengan más conocimientos. Eso va a ayudar a niños, adolescentes y también adultos”.

La recomendación de la experta también pasa por involucrarse con los demás, y “no pensar que las relaciones se tratan de temas personales. Tenemos que ser solidarios, dejar de ser tan impersonales. Interesarnos por el otro. Por un abuelo, por una joven, por un niño o por una niña. Siempre estar atentos y no tener ese patrón antiguo y básico del ‘no se meta, no es problema suyo’ porque podemos estar salvando, incluso, la vida de alguien. No es ser invasivo, intrusivo ni chismoso, sino estar objetivamente interesado en el bien del otro”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto