Nacional

“El autocuidado debe primar”: las recomendaciones de un experto de la AChS ante el aumento de accidentes de ciclistas

Claudio Segura, especialista senior en Seguridad y Salud en el Trabajo, conversó con Tu Nuevo ADN sobre la encuesta “Radiografía en la calle” y la baja percepción del riesgo por parte de los mismos usuarios de este medio. Esto motivó además la campaña “Saber Llegar”, que busca reducir la mortalidad por estos siniestros.

Por Pamela De Vicenzi
Sábado 10 de Abr, 2021 - 17:00
Actualizada el Lunes 12 de Abr, 2021 - 03:24
Compartir

Según cifras de empresas adheridas a la Asociación Chilena de Seguridad (AChS), durante el año pasado se contabilizaron 3.931 accidentes de trayecto en bicicleta y un 45% de ellos se debió a colisiones con autos. En el mismo periodo se registraron 108 muertes, la cifra más alta desde 2015.

La entidad lanzó una encuesta denominada “Radiografía de la calle“, junto con lanzar la campaña “Saber Llegar“, con el objetivo de mitigar estas cifras que incluso han motivado protestas por parte de los propios ciclistas.

Claudio Segura, especialista senior en Seguridad y Salud en el Trabajo de la AChS, conversó con Tu Nuevo ADN acerca de estos preocupantes números, junto con delinear el incremento en el uso de la bicicleta que se ha dado en el contexto de la pandemia.

El uso de las bicicletas es masivo y que va en aumento progresivamente y en gran parte del país. No se circunscribe exclusivamente a la Región Metropolitana, sino que el grueso está desde la cuarta región (Coquimbo) hasta Los Lagos”, comentó Segura.

En esa línea, el experto señaló que “la bicicleta tiene tres grandes particularidades: es económica, es saludable y a la vez contribuye a la ecología, porque tiene cero emisiones. Ayuda a descongestionar el transporte público y también para efectos prácticos de las medidas que estamos tomando para controlar la pandemia, ya que contribuye a la distancia física“.

También habló de las particularidades que se observaron a la hora de realizar la mencionada encuesta. “Hay muchas personas que, por ejemplo, cuando uno les señalaba las cifras que afectaban a las personas que usaban bicicleta, desde el punto de vista de los accidentes, había una percepción baja de lo que implica el riesgo del uso de la bicicleta“, indicó.

“Por ejemplo, de cada 100 personas, casi 60 habían tenido un accidente en el último tiempo en bicicleta. De esos 60 accidentes, aproximadamente el 70% eran leves, pero había cerca de un 20% de lesiones graves. Si uno compartía esa información con los encuestados, la verdad es que por ningún motivo se imaginaban que las cifras eran de esa magnitud. Por lo tanto, la percepción del riesgo era bastante baja”, explicó Segura.

Agregó que “ahora, en la medida en que iba subiendo la edad de los encuestados, iba bajando la percepción. Es decir, creían menos que era peligroso, lo que contribuye naturalmente a facilitar la ocurrencia de accidentes, porque si tiene baja percepción de riesgo, podía incurrir en conductas más imprudentes“.

Ciclomarcha por la seguridad vial que se realizó el 21 de marzo. Foto: Agencia Uno.

Responsabilidades y autocuidado

Consultado sobre la distribución de la responsabilidad, especialmente ante los decesos en los que se ven involucrados vehículos mayores, Segura remarcó que “siempre la responsabilidad es compartida. Es cosa de pensar si uno lo ve en perspectiva quiénes son los que intervienen en esta dinámica del uso de las redes viales. Hablo de toda esa estructura para movilizarse”.

También recordó los elementos básicos de protección, partiendo por la misma persona. “Lo habitual es que siempre se informen lo mejor posible del punto de vista de cuáles son las mejores prácticas para conducir. No olvidar que incluso hay señales que tiene que generar el conductor para que los otros usuarios de la vía sepan cuáles van a ser sus maniobras“, remarcó el experto de la AChS.

Llamó a no olvidar la “protección de la cabeza, protección de las manos, como también elementos que ayuden a que sean fácilmente advertidos por los usuarios en la vía. Me refiero a las luces, los elementos reflectantes e incluso elementos sonoros, como pueden ser bocinas o chicharras”.

Además, apuntó a que la bicicleta o el scooter estén en buen estado, que todas sus partes se encuentren funcionando bien, especialmente las luces y los frenos.

Si bien hay un emplazamiento a la conducta prudente de los conductores de los vehículos mayores, Segura destacó que “el principal esfuerzo debiera ser del ciclista“.

“Lo voy a decir bien en simple: un ciclista tiene todas las de perder frente a vehículos de gran envergadura, por el tema de la velocidad, por el tema de las energías involucradas, por el tema de los ángulos muertos que se generan. Un conductor puede tener buena conducta, pero los ángulos e incluso por las mismas maniobras que ejecutan los ciclistas podrían perder la vista frente a un giro o maniobra imprevista”, aseveró.

“Si bien existe una reglamentación, existen señales, el autocuidado es lo que debe primar, porque no debiera confiarme que el resto va a advertir mi presencia y que va a actuar en consecuencia“, sentenció Segura.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto