Nacional

Jaime Mañalich frente a muertes por coronavirus: “No me siento responsable, estoy tranquilo”

El exministro de Salud aseguró que el abordaje de la pandemia “se radicalizó políticamente”.

Agencia Uno
Por Rocío Novoa V.
Domingo 20 de Sep, 2020 - 11:58
Actualizada el Domingo 20 de Sep, 2020 - 12:47

Contando que, tras dejar el cargo ha buscado respuestas en él mismo, junto con acompañar a su esposa, el exministro Jaime Mañalich concedió una extensa entrevista al diario El Mercurio, donde entrega su visión de lo ocurrido con la pandemia tras su salida de la cartera de Salud, en medio de la investigación que lleva adelante la Fiscalía tras presentaciones de querellas en su contra y la eventualidad de una acusación constitucional por su manejo de la pandemia.

“Di por sentado en un momento que el enfrentar la parte más dura de la crisis del coronavirus implicaba un costo político que había que pagar, y ese costo era dejar el cargo”, explicó a la hora de definir lo que debió enfrentar al encabezar el enfrentamiento de la crisis. “Por ejemplo, un día en la mañana, un periodista me indicó que la alcaldesa (Kathy Barriga, de Maipú) dijo que se murió no sé quién y yo respondí que esa alcaldesa miente. Fue una burrada. Ahora, cuando saco la cuenta para atrás, en los tres días anteriores no había dormido nada. No me había acostado”, recordó.

Para Mañalich, “el tema coronavirus se radicalizó políticamente. A la conclusión que llegué fue que yo era un obstáculo para seguir avanzando y que era necesaria una suerte de enfriamiento del clima politizado en tomo a la pandemia. Por eso a fines de mayo le presenté mi renuncia indeclinable al Presidente”, explicó. “El objetivo de descontextualizar la pandemia como un problema político-partidista entre oposición y Gobierno, en generar un mecanismo de comunicación y consenso mucho más amable, como ha hecho el ministro Paris, me hace pensar retrospectivamente que la decisión fue extraordinariamente prudente”, agregó.

Reconociendo cierto personalismo (“era solo yo, era Mañalich, “el que se la podía todo”, y no destacar a otros, a pesar de las reuniones con el comité asesor, con la mesa social todos los martes, con las sociedades científicas”), también tuvo palabras para el ex Presidente Ricardo Lagos, quien aseguró que había sido “un ministro que se la jugó”. “Es un gran estadista, tiene visión política. Él entiende lo que está en juego, que no es un juego de patio, sino que de marco político y de entendimiento para el futuro”. 

Leer también
Imagen post
Internacional

Brasil cerca de 140.000 víctimas y sobre 4.500.000 de contagios del coronavirus Covid-19

Imagen post
Internacional

India tuvo un nuevo registro récord de infecciones del coronavirus Covid-19

Imagen post
Internacional

Coronavirus: la humanidad acumuló más de 30.000.000 de contagios

De la misma manera, recogió los dicho del diputado Andrés Celis, rescatando que “esto no es una crítica al doctor Mañalich, sino que un tema del Gobierno”, y que lo que se está haciendo en los procesos de acusación constitucional, es un ejercicio de poder. “En el caso de la mía, es “acusemos políticamente a todo quien haya estado en este gobierno”. Evidentemente, hay un esfuerzo por destruir el legado de Piñera”, reflexionó.

Al repasar los dichos del fiscal Xavier Armendáriz en un escrito que presentó a la corte suprema para la entrega de datos por parte del Minsal, quien calificó de “sui generis” su manejo de los datos para gestionar la pandemia, Mañalich expresó que “lo sui generis e insólito de lo que sostiene la Fiscalía es que en Chile o en el mundo debió existir una forma perfecta de luchar contra esta pandemia, cuando eso está muy lejos de la realidad. Ningún país tenía ningún sistema y todos fueron construyendo con esta expresión sui generis, de acuerdo a las capacidades que tenían. Nosotros nos encontramos con un sistema, como claramente documentó la Contraloría, que tenía tremendas imperfecciones, y las imperfecciones se centraban en que el sistema de Epivigila es completamente dependiente de la información que ingresan quienes deben hacer la notificación obligatoria de enfermedades infecciosas (ENO), y llegamos a la cuenta de que eso no estaba ocurriendo adecuadamente, que no se estaban registrando todos los casos”, ilustró.

Por otra parte, puntualizó que “siempre fue muy difícil tomar decisiones, por supuesto, y por eso nuestro esfuerzo por mejorar la calidad de los datos. Trajimos a Rafael Araos en lugar de Acevedo, porque él mostró una capacidad para trabajar los datos y la relación con el Registro Civil que hasta entonces la Unidad de Epidemiología no había tenido. Lo que uno puede decir es que aquí no había ningún estándar mundial y que lo que se hizo, con los instrumentos que Chile tenía, fue buscar la manera más efectiva de encontrar la mayor información posible. Al día de hoy o ayer, había información que todavía era incompleta, yo no lo descarto de ninguna manera. Pero es muy distinto a decir que fue una inormación sui generis o manipulada, que creo que es una frase desafortunada”, indicó más adelante.

“La fiscalía está en una investigación no formalizada, no me ha citado, no ha citado a los expertos matemáticos de la U. de Chile u otros, y ha efectuado una filtración, ha llevado a los medios una discusión que todavía debería es-tar en los tribunales. Lo lógico es que la fiscalía me citara a declarar lo antes posible”, alegó.

Un tema político

Jaime Mañalich insiste en la conversación con El Mercurio que la política se hizo parte de los cuestionamientos a su gestión, por ejemplo, en las acusaciones relativas a los datos. “Aquí hay un tema político general, que es que evidentemente hay una oposición a la que le interesa manchar cualquier gestión que haya habido en el gobierno del Presidente Piñera. Y esto es parte de ese menú que se hizo mal esto, esto, esto, que sé yo, de manera de dejar una estela de duda y desconfianza respecto de las acciones que el Gobierno ha tomado y sigue tomando, porque esta pregunta tiene relevancia para las acciones que se están tomando ahora, qué significa esto de fondéate en tu casa, se genera todo un manto de duda, pero nosotros estamos en una polarización política en que esto es parte de lo que está ocurriendo nada más”, respondió.

Y, frente a la consulta sobre su responsabilidad por los fallecidos por Covid-19, declaró que “no me siento responsable, estoy tranquilo, hicimos un esfuerzo enorme. Insisto, creo que es muy luego para hacer un balance de esa naturaleza. Uno tiene que ser muy coherente en señalar que este fue un esfuerzo de cientos de miles de personas, y efectivamente el sistema de salud chileno ha respondido bien a un desafío de esta magnitud. La pregunta, ¿podría haberse hecho mejor alguna cosa? Por supuesto”.

Por otra parte, el exsecretario de Estado tuvo palabras para uno de los estamentos que fue más crítico con su labor – “Espacio Público tomó partido político” -, y se refirió a Izkia Siches. “Una cosa es estar abierto al diálogo y otra, acceder a hacer todo lo que se le ocurra a quien está dialogando contigo. Evidentemente, no soy candidato para eso. Uno escucha a la Universidad de Chile, a la Católica, al comité de expertos, a la mesa social, y tiene que tomar decisiones. Y esas decisiones por supuesto tienen un riesgo de error, pero al final de cuentas uno tiene que decir, ¿sabe?, yo no estoy aquí para hacer exactamente lo que a la presidenta del Colegio Médico se le ocurra que es lo que hay que hacer, porque en algunos momentos ha tenido opiniones acertadas y en otros momentos, desacertadas”, indicó, asegurando que “ella y el Colegio Médico en general, al principio de la pandemia, tendieron a minimizar el riesgo que significaba y se sumaron como muchos otros después rápidamente a este esfuerzo colectivo”.

Finalmente, se abordó la realización del plebiscito constitucional y su perspectiva. “Es absolutamente irreversible la decisión del plebiscito. Sería muy malo para Chile que no se hiciera, y creo que hay que focalizar la siguiente información: ¿Quiénes no deberían ir a votar ese día? Los casos activos. Aquellos casos que en esos días están en cuarentena. ¿Cuántos son? Quince mil personas. Y los que realmente van a ir a votar serían cerca de cinco mil. En mi opinión, no soy experto, creo que no tiene impacto electoral”, sostuvo, cerrando con que no le tiene temor “ni a una segunda ola violenta de coronavirus ni a un estallido de la magnitud y la violencia que tuvimos en octubre del año pasado”. 

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto