Nacional

Sociólogo analizó el “desastre social” del coronavirus en Chile: “El estar juntos no va a volver a la normalidad en mucho tiempo”

Manuel Tironi, del Instituto de Sociología UC, entregó en Ciudadano ADN su análisis de la crisis desde sus repercusiones en lo colectivo.

Por Ciudadano ADN
Jueves 26 de Mar, 2020 - 21:45

El coronavirus es un desastre, además de sanitario, social, con una sociedad que se está viendo obligada a redefinir sus rutinas, formas de comunicarse y funcionar en grupo. Para Manuel Tironi, académico del Instituto de Sociología UC, “Chile es un país de desastres, y vivimos con terremotos, tsunamis y aluviones, pero este es un tipo de desastre muy particular para el que no estabamos preparados”.

En conversación con Ciudadano ADN, el sociólogo analizó la diferencia de esta crisis con otras que han golpeado a nuestro país. A diferencia de los ya clásicos desastres naturales, esta pandemia “es un desastre lento, que no se ve, no tiene un lugar ni un tiempo. Sabemos cuándo comienza pero no cuándo va a terminar”.

Tironi también entregó sus impresiones sobre cómo los chilenos hemos reaccionado a este nuevo escenario. “Estamos funcionando relativamente bien, pero más por una reacción espontánea de la sociedad que por las políticas del gobierno”, a las que calificó de “ambivalentes y deficitarias”. Por eso, sostiene que “se necesita un tipo de intervención y comunicación gubernamental muy distinta a lo que hemos visto. No he visto transparencia y datos públicos certeros. Echo de menos un rol más protagónico del Ministerio de Ciencia también”.

Como posible salida a este verdadero desastre social, donde “la figura del otro se vuelve problemática porque el que está afuera nos puede contaminar a nosotros”, Tironi apuntó a la importancia de “aprender y reaprender” a vivir en comunidad, rescatando nuevos “modos de ser solidarios y de vivir lo común”, sobre todo frente a lo que definió como “acciones un poco desquiciadas, como la gente yendo a abastecerse como locos al supermercado”.

Algo de esa nueva forma de convivir ya se ha visto, con “formas de protección espontáneas que nacen en algunas comunidades”. Para Tironi, ése es el desafío. “Seguir siendo comunidad y sociedad cuando la dimensión física, el estar juntos, no va a volver a la normalidad en mucho tiempo”.

El gobierno es quien tiene “una misión súper importante” en ese contexto: la de restablecer el tejido social. Tironi puntualizó que “somos un país presidencialista, acatamos a una figura más bien autoritaria”, con el contrapunto de que “venimos saliendo de una situación compleja en que la sociedad chilena expresó su malestar ante el autoritarismo y la desigualdad”. Por eso, el experto plantea que el gobierno “debería ejercer una autoridad aglomerante, que sea capaz de reunirnos en torno a algo justo”.

El sociólogo criticó “la lentitud” en aplicar medidas como la cuarentena, lo que “solamente exacerbó la sensación de que de nuevo somos una sociedad separada por diferencias de clase. Algunos pueden quedarse en casa a confinarse, otros tienen que salir a trabajar en transporte público sin ninguna protección. Para que la autoridad sea validada tiene que unir”.

En el futuro inmediato, insistió, gran parte del problema es que no sabemos cuándo va a terminar esto. “En otros desastres hemos podido sobreponernos a que se termina y ahora viene la reconstrucción. Aquí no sabremos si terminó el evento y la curva está bajando o vamos llegando al peak, y eso genera una serie de temores colectivos e individuales a los que no estamos acostumbrados”.

Tironi, si bien afirma que “no me atrevo a decir que lo vi venir”, reflexionó que “había antecedentes muy cercanos de crisis y pandemia que nos hacían ver que venía una disrupción planetaria global”, como el ébola, el virus zika o el mismo cambio climático. Procesos planetarios que la sociedad chilena tiende a ver lejanos, “por esta idea de que somos un país insular, alejado, nos parecen un poco tropicales, y por eso no estamos preparados, porque nos vemos distanciados”.

Por eso, el sociólogo llama a “repensar nuestro sistema de emergencia y gestión de riesgo y desastres”, además de aceptar que “se vienen transformaciones profundas a nuestro modo de convivir, Los expertos dicen que esto viene para largo. A finales de este semestre, optimistamente, la tasa va a ir bajando, pero ¿cuándo vamos a volver a la vida comunitaria? ¿A ir a clases, a marchar, a ocupar el espacio público como colectivo? Esas instancias sociales van a tener que refundarse”, advirtió, aunque se reconoció “optimista de verdad, vamos a encontrar alguna manera de salir”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto