Internacional

La cifra de muertos por el terremoto en Nepal ascendió a 3.700

Los equipos de rescate buscan sobrevivientes entre los escombros: “Los hospitales están colapsados. Necesitamos ayuda”.

Por Diario El País
Lunes 27 de Abr, 2015 - 06:32
Compartir
Más de 3.700 personas murieron y más de 6.000 quedaron heridas, según las últimas cifras oficiales, en el terremoto de magnitud 7,8 que asoló al montañoso país asiático, el peor desde 1934, cuando 8.500 personas perdieron la vida.

Las autoridades intentan desesperadamente rescatar a los sobrevivientes entre los escombros y atender a los miles de heridos. Muchos de ellos esperan en las polvorientas calles de Katmandú, debido a la insuficiencia de medios y saturación de los hospitales. “Tantos los centros médicos públicos como los privados están saturados y están atendiendo a los pacientes en la calle”, alertó el embajador de Nepal en India.

El sismo del sábado causó el colapso de muchos edificios de la capital, sobre todo donde se encuentran los barrios más pobres. De los que quedan en pie, muchos tienen graves problemas de estabilidad.
 

Varios países se movilizaron para apoyar a las autoridades nepalíes enviando equipos de rescate y asistencia así como alimentos, pero el esfuerzo humanitario avanzaba con grandes dificultades. La intensa lluvia se sumó a las carreteras cortadas y a las deficiencias estructurales.

“Solo tenemos un centro de operaciones aquí. Necesitaríamos al menos 15”, relató a la agencia Reuters el cirujano Dipendra Pandey, del Centro Nacional de Traumatología de Nepal. Pandey había practicado 36 operaciones en las 30 horas siguientes al sismo.

El país declaró estado de emergencia nacional y el primer ministro, Sushil Koirala, pidió la colaboración de todos los ciudadanos e instó a no perder la calma pese a las fuertes réplicas que continúan sacudiendo el terreno. Este domingo se registró un nuevo movimiento de 6,3 grados.
 

Algunos ciudadanos intentan levantar los escombros con sus propias manos. Otros acuden a donar la sangre que requieren desesperadamente unos hospitales desbordados y donde, según testigos presenciales, ya no hay espacio donde colocar a los muertos. Los cortes en el suministro eléctrico, en los teléfonos y de internet se han agudizado.

Uno de los grandes problemas potenciales en Katmandú es la falta de agua potable. El suministro de agua corriente dejó de funcionar y la embotellada escasea. Hay también temor a que puedan extenderse las enfermedades contagiosas.

Lo ocurrido obliga a que Nepal adopte medidas estrictas de seguridad contra los terremotos en la construcción de sus edificios, lo cual es casi inexistente según advierten los habitantes.

Síguenos en El Mostrador Google News
Lo más visto