Gastronomía y patrimonio

“El hielo es el alma de nuestra Piscola”: Bartender dio cátedra sobre los tragos imprescindibles de Fiestas Patrias

Carlos Astudillo conversó en ADN Te Acompaña sobre la historia y preparación del Terremoto, además de la Piscola como trago nacional.

Por Florencia Couyoumdjian
Sábado 19 de Sep, 2020 - 14:20
Actualizada el Sábado 19 de Sep, 2020 - 14:21

El Terremoto se popularizó en 2010, por el mismo tema del terremoto. Vino el boom y se desplazó a la chicha de los bebestibles clásicos de la fonda“, explicó el bartender nacional Carlos Astudillo, con más de 20 años de carrera, en ADN Te Acompaña sobre los brebajes tradicionales de Fiestas Patrias.

A pesar de que el Terremoto se popularizó en las fondas y las Fiestas Patrias en estos últimos años, afirmó que “no es tan nuevo”. “La historia comienza más menos en el terremoto del 85, ahí se remonta un poco el origen del Terremoto, que es la variación de lo que se conocía como la “Romana de los pobres””, explicó.

La “Romana de los pobres” se tomaba remplazando el espumante para el “Ponche a la romana”. “Para el Año Nuevo, que era clásico el helado de piña con el champan, los que no tenían para comprar espumante compraban pipeño“, comentó.

Así se empezó a conocer el Terremoto original, “por unos periodistas europeos, durante el terremoto del 85, y ellos mismos lo bautizaron que era un verdadero terremoto, ya que los agarró una borrachera…“, agregó.

De esta manera el trago, que partió siendo una variación para Año Nuevo, tampoco es solamente pipeño, helado de piña y granadina. “Hay otras variantes más tradicionales que les ponen Fernet“, afirmó Astudillo, quien explicó que “hoy en día en las fondas te preguntan si quieres el terremoto con granadina o con Fernet y ya después se puede agregar toques de pisco, que por ahí le pueden llamar Replica o el Tsunami“, sostuvo.

La chicha y el chancho no

Carlos Astudillo también explicó las mezclas entre tragos y comidas tradicionales que pueden hacerse y las que hay que evitar.

Al clásico dicho, “chicha y chancho”, el bartender contestó que “tiene que ver mucho con la costumbre que tiene la persona porque hay gente que si viene comiendo de chiquito esa mezcla, por ahí no le hace nada. Pero obviamente a otros tipos de estómagos un poquito más delicados que le vendría mal“.

Pero como hay mezclas que no son recomendables, hay algunas indispensables, como el vino tinto y la empanada. “El vino tinto, principalmente por los taninos, porque básicamente los taninos te ayudan a eliminar la grasa que uno aporta al organismo mediante la comida“, sostuvo.

Mientras más grasa tenga un cordero, por ejemplo, necesito de un cabernet Sauvignon, ojalá reserva, para que así tenga una carga tánica bien alta y yo vaya a eliminar esa grasa, entonces por eso generalmente, el vino tinto va muy bien con todo lo que tiene que ver con el asado”, complementó Astudillo.

También hay tragos que no se deben mezclar. “Siempre se recomienda que, si voy a tomar cerveza, tratar de mantenerme en esa línea“.

Pero, si se quiere hacer un cambio de trago, la recomendación es “cambiar a un solo producto de un porcentaje alcohólico más alto“.

Las mezclas siempre van a ser perjudiciales para el cuerpo, sobre todo pensando en el día siguiente “por la resaca. La caña“.

Piscola como trago nacional

Los chilenos somos muy tradicionales. “Si bien el pisco es un productor bien versátil que te permite hacer un montón de cocteles e ir creando y mezclando con distintos tipos de sabores, como más se toma en el país es en Piscola“, precisó.

De esta manera, Carlos Astudillo aseguró que la preparación es el trago nacional por excelencia, “más del 90% de cómo se consume el pisco en el país es Piscola“, resaltó. “Y solo un pequeño porcentaje va a hacer mucho pisco sour o algún otro coctel, pero principalmente es Piscola”, agregó.

A raíz de esto, el bartender explicó cómo hacer una buena Piscola: “imprescindible es el hielo“, recalcó. “El consumidor chileno muchas veces tiene el concepto equívoco de que dos hielos son buenos porque así aporta menos agua, pero es totalmente contrario. Dos hielos se derriten más rápido, entonces aportan mucha más agua a tu coctel, por ende, el vaso que ocupen debe estar full hielo”, aconsejó.

Para prepararla como recomendó Astudillo se debe tener en cuenta que “el hielo es el alma de nuestra Piscola“. Después, es cosa de gusto.

“Hay gente que le gusta un 40% de pisco, otros que les gusta el 50%, y también tenemos a algunos, sobre todo amigos, que les gusta un 60%, pero lo ideal para mi es un 40% de volumen del vaso. El resto, la bebida cola que prefieran. O cualquier bebida, porque hay gente que también la toma con blanca“, cerró.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto