Gastronomía y patrimonio

“Ciudadano a pata”: la situación del Museo Violeta Parra y la nostalgia en cuarentena

La columna de patrimonio y gastronomía de Ciudadano ADN hizo eco de la disconformidad de Isabel Parra con la administración del museo que, además, sufrió tres incendios en el peak del estallido social. Junto a ello, imaginó una cuarentena hace 30 o 40 años, arrendando películas en Errol’s, jugando juegos de mesa y viendo clásicas teleseries de TVN.

Por Ciudadano ADN
Viernes 26 de Jun, 2020 - 19:57

Con la voz de Isabel Parra, “aterciopelada, la más bonita del clan”, el periodista Mario Cavalla abrió en “Ciudadano a pata”, la columna de patrimonio y vida urbana de Ciudadano ADN, la discusión de un tema que ha cobrado especial vigencia en los últimos días: el futuro del Museo Violeta Parra.

Una polémica que surge luego que la hija de la compositora asegurara que “no está de acuerdo ni con el manejo, ni con cómo se está poniendo en valor la obra de su madre” en el recinto ubicado a pasos de Plaza Italia, y que además sufrió tres siniestros durante las protestas del estallido social. “Mucha gente que lo quemó probablemente no tienen idea de quién es Violeta Parra”, reflexionó Cavalla.

Según el columnista, Isabel Parra “no quiere reconstruirlo, quiere que la obra de su madre salga a la calle”. Cavalla también recordó que, durante el estallido, la heredera de la folclorista y vicepresidenta del museo, se enfrentó con el resto del directorio del museo acusando “falta de conexión y compromiso hacia la movilización”.

Cavalla cuestionó que en el recinto “uno se encuentra con la obra visual, no tanto con la musical” de Violeta Parra, además de tener “una arquitectura fría que no se compadece con la calidez del trabajo de Violeta”. Actualmente, la situación está en stand by. “No sabemos si se va a reconstruir o Isabel va a llevar la obra de su mamá a otro espacio”.

Nostalgia en cuarentena: Errol’s y juegos de mesa

A partir de la columna de Ricardo Martínez en “Letra y Música” sobre la resurrección de los clásicos AM en tiempos de cuarentena, Cavalla hizo una reflexión sobre cómo habría sido una cuarentena hace 30 o 40 años, sin internet, smartphones ni videollamadas. “Tendríamos que arreglarnos con lo que teníamos”.

Probablemente, estaríamos arrendando películas en VHS en Errol’s, cadena chilena que fue la precursora de Blockbuster. Nacida como Video Market, en 1979 se transformó en la marca recordada por sus colores amarillo y rojo, y sus ostentosos locales de tres niveles, que marcaron la época de acceso masivo al video cassette. “Había que llegar al local, inscribirse, pagar 3000 pesos, mostrar boletas de agua y luz para comprobar domicilio, y buscar películas de acuerdo al género. Te pasaban la película por 48 horas, si la pedías el viernes en la noche tenías que dejarlas el lunes temprano, porque si no te pasaban multa”.

Pero también estaban los videoclubs de barrio, más modestos y con menos películas. “No tenían sistema digital, sino el tipo te anotaba en un cuaderno”, recordó Cavalla sobre estos pequeños locales que “tenían como estreno a Arma Mortal 2 cuando Arma Mortal 3 estaba en cartelera hace rato”.

Entre las películas emblemáticas de esta era ochentera vinculada al VHS Cavalla recordó a comedias como “Porky’s”, sagas como “Volver al futuro”, “Martes 13” o “Rocky”, y los musicales de Patrick Swayze. Una época en que la gente solía arrendar un “cóctel” de películas: una comedia, un drama y una de terror. “Te juntabas con los amigos a comer cabritas, en esa época no pedías sushi”.

A comienzos de los años 90, Errol’s fue vendida a Blockbuster, cadena que reinó en esa década y la siguiente. Sin embargo, subestimó la arremetida de las plataformas de streaming y terminó declarándose en quiebra hace algunos años. “No supieron leer lo que venía, insistieron e insistieron. Los tipos nunca pensaron en el futuro, pensaron ‘esto va a aguantar’. Tuvieron la posibilidad de ser los primeros de la nueva etapa, pero no fueron capaces de hacer la lectura”.

Parte de la nostalgia de décadas pasadas también se ve en la pantalla televisiva, con la anunciada repetición de teleseries como “Aquelarre”, y las miles de visitas que están recibiendo en YouTube las teleseries de la era dorada de TVN, como “Sucupira”. Cavalla aseguró que es el momento para que los canales de televisión, apremiados por la falta de grabaciones de material nuevo, apelen al recuerdo de épocas mejores. “Me gustaría poder ver ‘La madrastra’ en otra señal, o ‘La torre 10′”. 

Otra entretención en una cuarentena pasada habrían sido, sin duda, los juegos de mesa, entre los que Cavalla destacó “Ataque naval”, “Ludo”, “Estrategia militar” y el “Robot instructivo”.

Por último, Cavalla entregó dos de sus datos de delivery: la reapertura del Bar Nacional con sus tradicionales cazuelas, guisos y pasteles de choclo, y la pizzería Los Testardos, emprendimiento del ex Masterchef Max Cabezón, “excelentes pizzas” con novedades como masa con tinta de calamar.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto