Gastronomía y patrimonio

“Ciudadano a pata” y el mito del Cristo de Mayo: “La gente asocia cosas que tal vez son coincidencias”

Mario Cavalla hizo un recorrido por los distintos aspectos del mito del Cristo de la Iglesia San Agustín de Santiago Centro, cuya procesión cada mes de mayo se vuelve obligatoria: si se suspende, cuenta la leyenda popular, aterriza la desgracia.

Por Ciudadano ADN
Viernes 15 de May, 2020 - 19:03

La tradicional procesión del Cristo de Mayo se realiza por las calles de Santiago en esta semana del mes desde hace 373 años, y tras el Terremoto de 1647 que destruyó el Santiago colonial de la época. Sin embargo, este año no se llevó a cabo a causa de la pandemia y la cuarentena en la comuna.

El mito, y temor de muchos, dice que cada vez que se suspende viene un evento catastrófico, por lo general un terremoto, lo que fue revisado por Mario Cavalla en “Ciudadano a pata”, la columna sobre patrimonio y gastronomía de Ciudadano ADN.

Cada año, la procesión parte desde la puerta de la Iglesia San Agustín, ubicada en Estado con Agustinas, y recorre seis cuadras en torno a la Plaza de Armas, encabezada por la figura de “ese Cristo que te mira con esa mirada inquisitiva, que fue lo poco que se salvó de esa iglesia” cuando se derrumbó tras el cataclismo de 1647.

Las suspensiones del evento habrían coincidido con eventos tan trágicos como el terremoto de Valdivia, en mayo de 1960. “Mayo ha sido un mes habitualmente bien castigador en cuanto a sismos y terremotos. La gente asocia cosas que tal vez son coincidencias”, explicó Cavalla.

Otro mito asociado a la figura del Cristo de Mayo es su corona que se habría desarmado de la figura tras el terremoto, instalándose a la altura del cuello. “Cada vez que han tratado de corregirla poniéndola en su frente, hay un sismo”. Esa mezcla de superstición, magia y tragedias en torno a la leyenda es lo que “la hace muy atractiva a la gente”,

Incluso, se cuenta que el Cristo de Mayo habría pertenecido a La Quintrala, a quien “no le gustaba cómo la miraba este Cristo y se deshizo de la figura”. Cavalla recordó que este personaje histórico como una mujer “guapa, alta, tenía cara de actriz, dinero, y tenía su personalidad, se dice que maltrataba a los esclavos. Pero es el mote de cualquier mujer que tenía algún grado de autoridad y poder y lo ejercía de esa forma”. Una representación que fue perpetuada por la miniserie homónima de TVN que protagonizó Raquel Argandoña en 1986. “Ahí ya la demonizamos”.

Otro dato patrimonial de Cavalla es la iniciativa “Arte en cuarentena”, que desarrolla el MNBA, y que consiste en que la gente escoja una pintura e intente hacer una recreación con prendas o elementos similares a ella, sacándose una foto y enviándola a las redes sociales del museo con el hashtag #MNBAEnCasa.

Por último, el infaltable dato de delivery: La Casona de Recoleta está ofreciendo sopas que se pueden calentar para evitar el problema del enfriamiento durante el despacho. “Queda como recién hecha”, aseguró el columnista. Estas sopas tienen un valor de $1.900.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto