Espectáculos

Ramón Farías vuelve al teatro: “Mi mea culpa como parlamentario es no haber hecho más esfuerzos para cambiar las cosas”

Alejado de la política, el actor está volviendo a sus raíces, formando parte del elenco de la obra teatral “Mi mujer es el gásfiter”, en el Teatro Ictus. De eso, y de su visión de la situación del país, conversó con Ciudadano ADN.

Por Ciudadano ADN
Jueves 20 de Feb, 2020 - 22:09

Actor, cantante y político -exalcalde de San Joaquín y exdiputado-, el multifacético Ramón Farías está volviendo a sus raíces teatrales, con el montaje “Mi mujer es el gásfiter”, que está todos los sábados en cartelera del Teatro Ictus, a las 18:00 y 20:00 hrs., donde comparte elenco con Rolando Valenzuela, Eliana Albasetti, Catalina Silva, Wilma González y María Angélica Arcos.

Según contó Farías en entrevista con Ciudadano ADN, se trata de una comedia de enredos, “de las que hace falta para sacarse las tensiones”. Cobi (Farías) despierta una mañana y se encuentra con una chica semidesnuda durmiendo en su sofá (González) sin entender por qué está ahí. Luego, se rompe una cañería y llaman a un gásfiter (Valenzuela) que se electrocuta y muere, lo que termina en la fallecida mujer de Cobi reencarnándose en el gásfiter. También están la vecina con la que Cobi coquetea (Silva) y la posesiva madre del protagonista (Arcos).

Una desopilante trama del autor argentino Hugo Daniel Marcos, dirigida por Christian Villarreal, “uno de los pocos animales teatrales que van quedando en el mundo”. Además, se trata de un elenco afiatado. “Con Rolando (Valenzuela) se produce una química perfecta. Nos miramos y sabemos qué está pasando. Él es muy bueno para salirse del libreto y yo para tentarme de la risa”, confesó Farías.

Para el actor, la obra plantea la importancia de “dejar ir a las personas que se fueron. Yo perdí a mi madre hace poco, y entendí que está descansando”. Pero otra reflexión que lo conmueve, y que se conecta directamente con su faceta política, es el estallido social. Farías lo explica así: “Pasaron muchos años en que dejamos de lado los cambios que necesitábamos de fondo. En teoría estábamos re cómodos con lo que estaba sucediendo. Aparentemente no pasaba nada. El oasis era una mentira”. Pero también, como exdiputado, se hace cargo de la situación. “Mi mea culpa como parlamentario es no haber hecho más esfuerzos para cambiar las cosas”.

En este contexto, también le preocupa la invisibilización del tema del Sename, el que no pudo contribuir suficientemente a resolver durante su etapa en la política. “Me di cuenta que se trataba más de proteger a una persona, que de resolver el problema de fondo”, dijo Farías, aludiendo a la ex ministra de Justicia, Javiera Blanco. En la institución, dijo, “hay infraestructura, pero no hay profesionales para tomar esos niños y que salgan sin daño del Sename. En la primera línea hay muchos niños ex Sename, que no tienen nada que perder”.

Leer también
Imagen post
Espectáculos

Ramón Farías confiesa que hubo “presiones del Gobierno” de Bachelet para rechazar informe del Sename

Imagen post
Espectáculos

Ramón Farías criticó ”política de bono y circo” de La Moneda y propuso mayor planificación

Imagen post
Espectáculos

Ramón Farías aseguró que existe consenso para eliminar el IVA de los libros

Sin embargo, no tiene intenciones de volver a la actividad política. “Di todo lo que tenía que dar y fue mi época. Ahora es tiempo de que vayan otros”, dice, reconociéndose “un poco saturado y con poca tolerancia” frente a la actividad política, cuyos avatares le terminaron causando daños personales. “Empecé con taquicardia, tenía que tomar pastillas para dormir, dolores en el cuerpo”.

Por eso, y dada la tensión social actual, propone que en la nueva etapa política debe haber “un mix entre gente experimentada pero sin prejuicios, y gente nueva que esté dispuesta a escuchar, sin imponer”. Porque, según él, “el gran problema de (Gabriel) Boric y (Giorgio) Jackson es que eran personas que no escuchaban. Si votabas en contra de los que ellos pensaban, te acusaban en Twitter como si fuera antidemocrático pensar distinto”.

Sin embargo, Farías se declara “optimista” con el futuro del país. “Yo solo espero que el presidente Piñera entienda que tiene que hacer cambios de fondo. Ya hizo una cosa buena: se dio cuenta que tenía que desaparecer de pantalla”. Según agregó, “la nueva Constitución no es el tema para cambiar las cosas: las verdaderas cosas de fondo son una mejora real en las pensiones y en los precios de los medicamentos. Y tiene que ser ahora”.

Por todo eso, prefiere concentrarse en el teatro, “desde donde puedo empezar a dar una visión distinta que cuando estaba en la política activa”. La televisión, donde hizo una gran carrera en teleseries de la década de los 80 y hace poco reapareció en “Verdades ocultas”, también lo entusiasma. “A mí me entretiene mucho hacer tele. Yo recuerdo mucho al Pepe Caviedes, que fue el director de ‘Celos’, una telenovela que hicimos con la Ximena Vidal, y que era tremendamente complicada, terrible, y él decía ‘la televisión y las telenovelas, que aparentemente no entregan nada, sí están entregando valores y antivalores'”.

Ahora, a sus 64 años, se prepara para una nueva etapa en su vida: la jubilación. Cuando dejó la diputación, “dejé de percibir sueldo, y encontrar pega es horrible. El ser ex parlamentario te excluye de todos lados. Como eres persona políticamente expuesta no te dejan abrir cuenta corriente. Me comí todos mis ahorros y adelanté mi jubilación en tres años”, confesó. Y si bien asegura tener una jubilación “buena para el promedio, tengo que seguir haciendo cosas, como teatro y fotografía, para poder sobrevivir”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto