Cultura y Educación

Entrelíneas: Un especial dedicado al Día del Trabajador Radial

Pancho Mouat dedicó su columna a la radio, un medio que a su juicio “hoy está más validado que nunca”. Además, trajo una recomendación a tono: el libro “Creía que mi padre era Dios”, del estadounidense Paul Auster.

Por Matías Catalán
Martes 21 de Sep, 2021 - 20:41
Compartir

En el Ciudadano ADN tuvimos una nueva edición de Entrelíneas, en donde Pancho Mouat nos trajo una columna dedicada al Día del Trabajador Radial.

“La radio hoy día está más validada que nunca y reconocida como un medio no solo creíble, sino que como una compañía necesaria”, comenzó.

En esa misma línea, el columnista de Entrelíneas se dedicó a relatar un tierno recuerdo de infancia, a propósito del Día del Trabajador Radial, el cual está asociado a los clásicos radioteatros.

“Yo me juntaba con unos primos míos a los 10 años. La entretención nuestra era escuchar La Tercera Oreja y el Dr. Mortis. Era apasionante. Estas historias ficcionadas de supuesto terror con cadáveres, con cuerpos ocultos en refrigeradores… no sé si nos dormíamos asustados, pero nos dormíamos fascinados”, narró Mouat.

“Creía que mi padre era Dios”, un texto de Paul Auster originado a partir de la radio

“Hay un libro que me fascina y que está medio agotado”, dijo Mouat, refiriéndose a “Creía que mi padre era Dios”, un texto del estadounidense Paul Auster.

Así explicó que el libro, en realidad, no fue escrito por el hombre que lo firmó; más bien fue el encargado de editar una serie de historias escritas por ciudadanos de a pie, quienes a partir de una invitación realizada por la radio pública de Estados Unidos, se lanzaron a la jungla literaria para plasmar sus fantasías e inquietudes.

“El libro se hizo a partir de invitaciones que Paul Auster tuvo a la radio pública de Estados Unidos, donde una vez lo invitaron a hablar de su vida de escritor. De repente se dieron cuenta que muchos auditores empezaban a contar sus historias, y Paul Auster propuso que por qué no invitaban a los auditores a escribir historias de sus vidas”, mencionó el columnista.

El resultado de esa invitación fue algo impresionante. “Se recibieron 4 mil historias y después de esto se editó en un volumen que primero publicó Anagrama”, dijo.

“Es una selección de 180 textos separados por capítulos. Uno era de animales, no se pueden imaginar la cantidad de historias relacionadas con animales; otro de objetos; familias; disparates; la guerra; el amor; y la muerte”, añadió Mouat.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto