Cultura y Educación

Vinka Jackson entregó consejos para evitar la invisibilización de los niños en la pandemia: “No tienen voz, y nosotros tendríamos que ser su voz”

En su columna “Con ojos de niño” de Ciudadano ADN, la psicóloga entregó una necesaria reflexión sobre la falta de participación y escucha hacia los niños y sus preocupaciones en medio de esta pandemia.

Por Ciudadano ADN
Martes 26 de May, 2020 - 22:43

El origen de la palabra infancia dice mucho de la consideración que aún se le da: infans-tis significa en latín “el incapaz de hablar”, “el que no tiene voz”. Por eso, la psicóloga y experta en infancia Vinka Jackson, en su columna “Con ojos de niño” en Ciudadano ADN, planteó que son los adultos quienes deben hacerse cargo de este rol en nombre de ellos. “Estamos tratando de estar bien nosotros, pero los niños no tienen voz ni son visibles, y nosotros tendríamos que ser su voz”, planteó.

“Así como existe una palabra para el racismo, sexismo u homofobia, debería haber un término similar en relación a la infancia. Infanciofobia. Cuando sistemáticamente se abandonan las necesidades del grupo, se los trata de volver invisibles, no se respetan sus derechos ni se busca su bienestar” reflexionó la psicóloga, que cree que muchas veces “se nos olvida que fuimos niños y defendemos más a los adultos. Escuchamos mucho frases como ‘el profesor tendrá la razón’. Tomamos inmediatamente partido por el adulto incluso sin saber bien la situación”.

Una invisibilización que se ve agravada en este contexto de pandemia. “Si los adultos nos sentimos confundidos, imagínate para los niños presenciar ese espectáculo macabro”, apuntó Jackson, insistiendo en que “no son vectores, son niños, se contagian también, se enferman también”.

Son ellos quienes se ven enfrentados a una situación tan nueva en una etapa clave de su desarrollo. “Llevan dos o tres meses encerrados, han sido tremendamente pacientes”, advirtió la psicóloga. Por eso, la recomendación pasa por la escucha y el acompañamiento, en la medida que sea posible, sabiendo que no es una opción para todos. “Hay papás que son trabajadores críticos. Sus hijos deben escuchar el ‘quédense en su casa’ y con ojos de niño no deben entender mucho. Por eso es importante tener una comunidad que diga que bueno es tu papá”.

Otra carencia que están sufriendo los niños en este periodo es la sociabilización con sus pares, también fundamental para su desarrollo. Al respecto, la psicóloga llamó a que “aunque sea, uno los ponga al teléfono con sus amigos”, y cuestionando la frialdad de las plataformas de educación online que han surgido. “Me sorprende que las clases sean videos con los profesores y los niños no se puedan ver. Es lo que más necesitan, y lo dicen todo el tiempo”.

Otros tradicionalmente olvidados son los más grandes. Los adolescentes viven sus problemáticas propias, relacionadas igualmente a su etapa de desarrollo. Vinka Jackson contó cómo “busqué en internet información sobre cortejo y aproximaciones a la sexualidad en pandemia, y me costó un mundo encontrar. Al final encontré en Teen Vogue Magazine. Mira lo que me costo encontrar un artículo sobre un tema que debería ser una preocupación ahora. Los adolescentes quedaron también congelados, no solo en sus amistades”.

La psicóloga entregó sus consejos para enfrentar el aislamiento social y las dudas que surgen en los niños sobre todo lo que está pasando. “Los chiquititos igual son informativos. Se puede dibujar juntos, conversar, poner el tema”, explicó, “aunque sin romantizar el bicho ni tampoco demonizarlo, pero ir contando que hay que cuidarse”. Del mismo modo, aconsejó “escuchar nada más, porque a veces tratamos de consolar de inmediato, o de explicar el sentimiento”.

Y frente a la doble complejidad de padres que han perdido su trabajo en esta pandemia, Jackson se apuró en explicar que “uno no tiene que ser un héroe, aunque sabe que tiene que seguir cuidando. Muchos papás han explicado que se trata de un momento difícil, donde hay que cuidar cosas como la luz”, contó, haciendo especial énfasis en “no endosarles la carga que estamos viviendo los adultos, pero sí irlos haciendo parte”.

La experta en infancia recordó el caso de “una adolescente cuya mamá se quedó sin pega, y se pusieron a hacer máscaras. Desde un lugar que tenía que ver con la narrativa de sus papás dijeron, vamos a salir de esto”. Sin embargo, está consciente de que “con los más chicos puede ser más difícil porque no tienen todas las palabras del mundo, pero tenemos las emociones para ir comunicando”.

Como última recomendación, Jackson planteó que “el pensamiento mágico con los chicos todavía funciona, aunque es más peligroso para los adultos”, entregando una clave comunicacional para entregar atención y cuidado a la vez: “La frase ‘todo está bien’, aunque nada está bien, es tremendamente segurizante”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto