Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Sinfónica Nacional Juvenil junto a Roberto Díaz: formidable hito artístico

La agrupación de la FOJI colaboró con el eximio violista chileno y el director Maximiano Valdés, en un novedoso programa que incluyó una obra de la compositora Jennifer Higdon.

Sinfónica Nacional Juvenil junto a Roberto Díaz: formidable hito artístico

Sinfónica Nacional Juvenil junto a Roberto Díaz. Foto: UTFSM

Álvaro Gallegos

El reciente programa de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, realizado tan solo en los dos días siguientes al publicitado evento junto a Gustavo Dudamel, "A mi Maestro" (en que participaron músicos de esta orquesta), debe quedar como un gigantesco hito musical para este conjunto de la Fundación de Orquestas Juveniles.

La atención en torno al concierto del venezolano le pudo haber restado atención, pero no lo afectó en sus magníficos resultados. En su primera función, efectuada en la que es hasta ahora la mejor sala de conciertos del país, el Aula Magna de la U. Santa María en Valparaíso, el beneplácito del público se hizo sentir con fuerza.

Primero, el repertorio. No es habitual que la OSNJ aborde una obra de un compositor actual reconocido mundialmente, por lo que la inclusión del "Concierto para Viola" de Jennifer Higdon cae como un aire fresco en la propuesta artística del conjunto, y una prueba de que los capacitados jóvenes músicos pueden paulatinamente abordar repertorio contemporáneo. A eso se suma la presencia de "Haroldo en Italia" de Héctor Berlioz, obra de portentosa belleza, que no es para nada una obra rutinaria en nuestro país.

Luego, el solista. Roberto Díaz, nuestro compatriota emigrado a temprana edad a Estados unidos, es sin duda uno de los mejores violistas del mundo, y no por nada ostenta el cargo de presidente del Curtis de Filadelfia. Su inigualable sonido, penetrante, hipnótico incluso, bastó para convencer de las bondades de la obra de Higdon, una pieza variada, que refleja el manejo orquestal de la compositora, y cuyos puntos de referencia podemos encontrarlos en autores tradicionales de su país, como Aaron Copland y Samuel Barber.

Tamaña colaboración entre este estelar solista y nuestros jóvenes músicos, junto a la innovadora propuesta programática, no podía sino caer en manos de un director con experiencia. Maximiano Valdés es un maestro a la hora de diferenciar nítidamente los planos sonoros y manejar los balances y volúmenes. Particularmente loable el trabajo mancomunado resultante en la obra de Berlioz, una sinfonía con solos de viola, a cargo por supuesto de Díaz. Los músicos se impregnaron de la experticia del solista y de Valdés para dar con una interpretación realmente irrepetible.

Al inicio la orquesta ofreció el "Preludio Sinfónico" de René Amengual, compositor chileno que vivió entre 1911 y 1954. Una obra que tiene sus virtudes, y funciona muy bien como apertura. Y este es también otro punto importante: en los últimos dos años la OSNJ ha aumentado la presencia de compositores nacionales en sus conciertos, tanto históricos como los vigentes y los nuevos talentos. Por lo mismo, se debe prestar atención a sus actividades.

X