Escucha ahora

Actualidad, deportes, noticias


Mujer adicta al sexo confesó que "no podía controlar el deseo" en un íntimo relato

Laurie Woodruff contó lo difícil que fue para ella dejar esa obsesión por las relaciones sexuales.

Mujer adicta al sexo confesó que 'no podía controlar el deseo' en un íntimo relato

Laurie Woodruff. Foto:

Este martes comenzó a circular a través de redes sociales el relato de Laurie Woodruff, una mujer que se hizo mundialmente conocida por su adicción al sexo.

En una entrevista a The Sun, la mujer admitió que "he perdido la cuenta de los hombres con los que he tenido sexo", asegurando que a la semana se acostaba con un sinnúmero de personas, ya que "nunca podría conseguir suficiente".

Su adicción llegó a tal punto que un día "mi ex incluso me llevó a una gran fiesta en Liverpool donde me vio tener sexo con seis hombres al mismo tiempo", dijo Woodruff, agregando que muchas veces tenía relaciones sexuales sin tener ganas.

"Dormía con varios hombres incluso cuando ni tenía ganas. No podía controlar el deseo. Supongo que quería la emoción de una conexión", comentó.

Sin embargo, de un momento a otro comenzó a sentir que todo su goce sexual ya no era como en un principio, pues "estaba en un momento de desesperación vacía. En un minuto estaba divirtiéndome y luego estaba agobiada. Me asusté", sostuvo Laurie.

Además, ella entendió que debía realizar un cambio en su vida, sobre todo por su pequeño hijo Henry. Respecto a eso, Lauri señaló que "nunca tenía suficiente, pero me di cuenta que esto podía afectarlo y busqué ayuda".

"Tenía a mi hijo en frente pero yo estaba muy ocupada con mi obsesión por el sexo, escribiendo a hombres y dándoles prioridad por encima de él", lamentó.

Tras darse cuenta que su adicción al sexo afectaba su vida maternal, decidió tomarse un examen en la web de Sex and Love Addicts Anonymous para tratar su problema. Luego de analizar los resultados, se inscribió en un programa.

Ahí, "quedé impresionada al darme cuenta lo parecidos que todos éramos. Muchas mujeres tuvieron los mismos problemas de infancia que yo, familias disfuncionales, vínculos abusivos o abandonos. Sentían la vergonzosa urgencia de acudir al sexo una y otra vez".

Ahora Laurie lleva cuatro meses sin relaciones sexuales -su período más largo de abstinencia- con lo cual se siente muy bien, dado que "antes no podía decirle 'no' al sexo. Pero ya no estoy en ese lugar de desesperación. Ahora medito y ya no estoy siempre en mi teléfono buscando un encuentro. Me enfoco en Henry".

X